23/04/2015 | CIENCIAS EXACTAS Y NATURALES
“Esta disciplina se aplica en todas las ciencias”
Domingo Tarzia, fundador de la ASAMACI, explica los alcances de la matemática aplicada y las líneas de investigación que persigue la asociación.
Tarzia

La matemática, a través de sus muchas aplicaciones, está continuamente presente en la vida diaria y es un factor determinante en todos los grandes avances científicos y tecnológicos.

En 2008 se creó la Asociación Argentina de Matemática Aplicada, Computacional e Industrial (ASAMACI). Domingo Tarzia, uno de los fundadores e investigador superior del CONICET en la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral, comenta el trabajo y el rol de la institución.

 

¿Qué se entiende por matemática aplicada?

Se llama así al conjunto de teorías, métodos y herramientas matemáticas que puedan usarse en el estudio, investigación y resolución de problemas originados en disciplinas científicas y tecnológicas, y en la vida real.

 

¿Cuáles son sus alcances?

Si bien según estos criterios toda la matemática es potencialmente aplicada, en general cuando uno se refiere a la aplicada, está pensando en áreas que pueden ser explícitamente aplicadas a temas concretos o que pueden ser usadas para resolver problemas generales o particulares inmediatamente.

 

¿A partir de cuándo surge como concepto y se crea la especialidad?

Nace, aunque por supuesto no con ese nombre ni con esa concepción, en los albores de la civilización ya que el impulso a la creación matemática está dado en la antigüedad por la astronomía, la agrimensura y las estadísticas que necesitaban los imperios. A partir del desarrollo de la ciencia moderna la matemática, pura y aplicada, fue prácticamente una sola hasta que comenzó a separarse en el siglo XIX, y sobre todo en el siglo XX, cuando comenzaron a tomar cuerpo por un lado las corrientes más interesadas en la formalización y por otro lado comenzó a separarse cada vez más la matemática de la física.

 

¿Qué líneas de investigación persigue?

Son múltiples. Por un lado, el análisis numérico, sobre todo la resolución numérica de ecuaciones diferenciales, elemental para solucionar numerosos problemas de las ciencias naturales; por otro lado la optimización lineal o no lineal, con o sin restricciones, fundamental para determinar muchos problemas de economía y logística, al igual que la optimización combinatoria; la criptografía usa teoría de números; simulación se emplea en muchas áreas científicas y tecnológicas distintas; y muchos más. ASAMACI cumple la función de nuclear a todas las especialidades que están atravesadas por la matemática.

 

¿A qué se debió su fundación?

Se necesitaba una asociación que estuviera específicamente dedicada a los científicos y tecnólogos que trabajan en matemática aplicada, que no son solamente matemáticos sino también ingenieros, físicos u otros especialistas que usan la matemática aplicada con cierto nivel de sofisticación. Sus miembros pertenecen a diversas disciplinas de origen pero que llevan adelante su actividad teniendo a la matemática aplicada como instrumento fundamental.

 

¿Qué rama de la ciencia es la más frecuente en la aplicación de la matemática?

Probablemente la física, aunque se aplica cada vez más en todas las ciencias naturales, la economía y, por supuesto, desde siempre en ingeniería. La matemática se aplica en todas las ciencias. En estos momentos hay un auge de sus aplicaciones, donde los especialistas en la materia en forma conjunta con ingenieros, físicos, biólogos, economistas, realizan modelos matemáticos que se usan y tratan de predecir actividades, y soluciones en las respectivas ciencias.

 

¿Cómo abarca la educación los enfoques nuevos que propone?

En general los programas de estudio de matemáticas no suelen tener una alta carga de materias con orientación aplicada. En algunas universidades lo que hay es o una carrera propiamente de matemática aplicada o una orientación definida de matemática aplicada. Pero es necesario reforzar en las correspondientes carreras las materias con orientación aplicada, y sobre todo que los estudiantes perciban no solamente la extraordinaria belleza de las matemáticas – que es lo que muchas veces los atrae – sino también su utilidad, y el profundo impacto que puede tener su mayor difusión y comprensión en el país.

* Domingo Tarzia es licenciado en Matemática y Física, y Especialista y Magister en Finanzas en la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Obtuvo el Magister, Doctorado y Habilitación en Matemática en la Univ. Pierre et Marie Curie (Univ. Paris VI) de Francia. Desde 1991 se desempeña como profesor titular en la Universidad Austral de Rosario, donde dirige el departamento de Matemática. Impulsó la creación del Doctorado en Matemática en la UNR en 1983. Ingresó al CONICET en 1983 como investigador adjunto y es investigador superior desde 2003. Obtuvo el Premio “Alberto González Domínguez” en Matemática en 1996, otorgado por la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Buenos Aires. Fue vicepresidente de AR-SIAM (Society for Industrial and Applied Mathematics) de Estados Unidos desde 2006 hasta el 2014. Fue vicepresidente primero de ASAMACI desde su creación en 2008 hasta 2011, la cual preside desde entonces.

 

  • Por Douglas Mac Donald.