29/11/2013 | MACN-CONICET
El Museo Argentino de Ciencias Naturales inauguró dos nuevas muestras
Allí se exponen dinosaurios herbívoros y fauna invasora de Mamíferos del Cuaternario argentino.
Dora Barrancos, Fernando Novas y Pablo Tubaro en el MACN. Foto: CONICET Fotografía.

Con la presencia de Dora Barrancos, miembro del directorio del CONICET, el director del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, Pablo Tubaro, y el investigador independiente y coordinador de la muestra, Fernando Novas, se presentaron dos nuevas muestras que comprenden a dinosaurios herbívoros y a mamíferos que vivieron en el período Cuaternario.

Al referirse al plan de transformación y puesta en valor de las salas del Museo “Bernardino Rivadavia”, la doctora Barrancos destacó que “estamos en un momento excepcional y no puede dejar de impresionarnos la expansión extraordinaria que han tenido los recursos, las posibilidades y la apertura y crecimiento del sistema científico”.

Es necesario “celebrar la conjunción de la ciencia y el arte” que se generó en la elaboración de las salas y “seguir apostando a que todos nuestros reservorios aumenten”, dijo Barrancos y recalcó la importancia de “seguir renovando nuestra ciencia con la capacidad con la que cuenta el país”.

Por su parte, Fernando Novas sostuvo que “la paleontología es una ciencia que atrae fuertemente la curiosidad de grandes y chicos” y que “como miembros de esta institución debemos esmerarnos para que los visitantes encuentren en el museo novedades que los sigan maravillando”.

La muestra “Dinosaurios ornitisquios” está integrada por un grupo de dinosaurios herbívoros que durante el curso de su evolución tuvieron a representantes del tamaño de una gallina hasta formas corpulentas como el Triceratops, más grande que un elefante. Y si bien se destacaron en América del Norte y Mongolia, las exploraciones llevadas a cabo en la Argentina y en la Península Antártica por paleontólogos de nuestro país posibilitaron el descubrimiento de varios esqueletos y huellas que demuestran que estas regiones del planeta constituyeron el hogar de variados grupos de ornitisquios.

La muestra incluye un esqueleto de Talenkauen, descubierto en el año 2000 en la provincia de Santa Cruz por Novas junto a integrantes de su equipo, una placa del esqueleto de Talenkauen, un esqueleto de Protoceratops, un cráneo del Anquilosaurio Tarchia, una huella de un gran ornitisquio de la provincia de Neuquén y un esqueleto del Kritosaurus Australis, entre otras tantas piezas.

En tanto, la sala de “Gigantes del Pleistoceno de la Argentina” está representada por mamíferos que vivieron en el período Cuaternario y llegaron a Sudamérica como fauna invasora a través del Itsmo de Panamá. Este lugar permitió sucesivas migraciones de mamíferos terrestres en ambas direcciones, proceso que se conoce como el “Gran intercambio faunístico americano”.

La exhibición incluye un ejemplar de Arctotherium Angustiden, el oso más grande conocido que habitó la pampa argentina; un enorme esqueleto de Stegomastodon, perteneciente al grupo de elefantes sudamericanos extinguidos; un ejemplar de Smilodon o Tigre Diente de Sable de las Américas; y un ejemplar de Hippidium, en una simulación de cómo fue encontrado en el terreno por los investigadores.