16/08/2018 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
El Instituto Multidisciplinario de Investigaciones Biológicas San Luis celebró sus 10 años
En el acto de celebración se realizó un homenaje a su primera directora, la Dra. María Sofía Giménez

En el auditorio “Mauricio A. López” de la Universidad de San Luis se celebraron los diez años de la creación del Instituto Multidisciplinario de Investigaciones Biológicas San Luis (IMBIO-SL, CONICET-UNSL) en el marco de la cual se realizó un homenaje a la trayectoria de la docente e investigadora María Sofía Giménez, primera directora del instituto puntano, quien formó parte de la Carrera del Investigador Científico y Tecnológico (CICyT) del CONICET durante más de 30 años.

La Dra. Giménez comenzó su vínculo con el CONICET a fines de la década del ’60 cuando recibió una beca de iniciación para trabajar en Departamento de Química Biológica que funcionaba en Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) – base de lo que desde 1982 es el Centro de Investigaciones de Química de Córdoba (CIQUIBIC, CONICET-UNC)- junto al Dr. Ranwell Caputo, quien fue además el director de sus tesis doctoral, defendida en el año 1972 en lo que hoy es la Facultad de Química, Bioquímica y Farmacia de la Universidad Nacional de San Luis (FQByF, UNSL) y que por aquellos años dependía de la Universidad Nacional de Cuyo.

Luego, ya en la década del ’80, gracias a otra beca del Consejo pudo viajar a los Estados Unidos para continuar su formación académica en la Oklahoma Medical Research Foundation.

En 1985 ingresó como investigadora adjunta a la CICyT del CONICET de la que tras ser promovida en dos ocasiones se retiró como investigadora principal en 2016. Durante esta etapa, a fines de los años ’90,  fue Profesora Visitante en la Universidad de Utrecht, Holanda, formándose especialmente en el campo de la biología molecular.

Durante sus años como investigadora dirigió numerosas tesis doctorales, de las cuales surgieron investigadores que hoy dirigen sus propios tesistas.

Sus temas de principales de investigación fueron en el campo de la nutrición, el medioambiente y metabolismo celular de lípidos. En los últimos años estudió justamente los efectos de la soja sobre el metabolismo de los lípidos. En relación a los efectos del medio ambiente publico numerosos trabajos sobre el efecto del ion cadmio en el metabolismo celular.

Además de sus tareas como investigadora, Giménez es docente en la Universidad Nacional de San Luis donde en 2010 fue nombrada Profesora Extraordinaria Emérita.

 

El IMIBIO-SL 

“Cuando en 2008 se creo el IMIBIO éramos solamente 9 investigadores del CONICET que trabajábamos en la FQByF, diez años después contamos con 34 investigadores, alrededor de 40 becarios y 7 miembros de la Carrera Personal de Apoyo (CPA)”, afirma la Dra. Giménez.

De acuerdo a la investigadora, junto con el crecimiento de la planta de investigadores y becarios uno de los grandes beneficios de la creación del instituto es que favoreció la posibilidad de ampliar y mejorar el bioterio. “Antes había un bioterio que contaba con 3 grandes salas ocupado principalmente por las áreas de química biológica, microbiología y farmacológica, pero faltaba espacio para los otros grupos de investigación que mantenían sus animales en habitaciones que proporcionaba la facultad pero que no garantizaban las condiciones óptimas de acuerdo a los estándares internacionales. Gracias a la creación del instituto y otros subsidios del CONICET se logró una importante expansión edilicia que permitió solucionar en gran medida este problema”.

“Además, pudimos comprar una serie de equipos que hacían falta para tener un mejor funcionamiento de los grupos de investigación así como disponer de una camioneta que facilita a los equipos de Ciencias Biológicas hacer sus tareas de campo”, afirma la investigadora”.

Actualmente en el IMIBIO-SL se desarrollan diversas líneas de investigación que dan cuenta de su carácter multidisciplinario. Alguna de estas múltiples líneas son en el área de química molecular y computacional, ecología nutricional de vertebrados, inmunología, así como en la búsqueda y diseño de nuevas drogas, transducción de señales y cronobiología.

“Agradezco a la Universidad Nacional de San  luis y al CONICET quienes en forma conjunta dieron vida al IMIBIO y por este homenaje”, concluyó la Dra. Giménez.