NOTICIAS INSTITUCIONALES

El Dr. Ceccatto participó de un conversatorio en el Centro de Investigaciones Sociales

En la charla, el presidente del Consejo despejó las inquietudes de parte de los miembros del área de Ciencias Sociales y Humanidades del CONICET.


El Dr. Ceccatto durante el conversatorio. Foto: CONICET Fotografía.
El Dr. Ceccatto durante el conversatorio. Foto: CONICET Fotografía.
El Dr. Ceccatto durante el conversatorio. Foto: CONICET Fotografía.
El Dr. Ceccatto durante el conversatorio. Foto: CONICET Fotografía.
El Dr. Ceccatto durante el conversatorio. Foto: CONICET Fotografía.
El Dr. Ceccatto durante el conversatorio. Foto: CONICET Fotografía.

El presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Dr. Alejandro Ceccatto, participó del conversatorio “Las Ciencias Sociales y las Humanidades y el sistema científico en la Argentina” en el Centro de Investigaciones Sociales (CIS, CONICET-IDES). El objetivo del encuentro, que también contó con la participación de los investigadores del CONICET  Dr. Raúl Jorrat, Dra. Rosana Guber, Dra. Bibiana Vilá y fue moderado por el vicedirector del CIS, Dr. Mariano Plotkin, fue iniciar un intercambio con los investigadores de las Ciencias Sociales y las Humanidades, y debatir su lugar en el sistema de investigación científica en la Argentina.

En primera instancia, el Dr. Ceccatto presentó las cifras del CONICET en materia de Ciencias Sociales y Humanidades. Sobre la evolución de estudiantes de doctorado en todas las disciplinas entre el año 2000 y el 2012 dijo: “Hoy hay alrededor de 10 mil estudiantes de doctorado en todo el país, y de esos un 30 por ciento lo hacen con beca CONICET, con un alto porcentaje de eficiencia, ya que la mayoría de los becados por nuestra institución concluye sus estudios”.

Luego, comparó la evolución de las Ciencias Básicas y Ciencias Sociales entre los años 2006 a 2012, hasta llegar al dato de que el crecimiento de las Ciencias Sociales, respecto de las Básicas, fue del 217%. También repasó la cantidad de egresados doctorales en Ciencias Básicas y Ciencias Sociales, y mostró cómo en los últimos años la estructura del CONICET se convirtió en una pirámide rejuvenecida; e indicó la cantidad de postulantes que recibió el área de Ciencias Sociales para becas doctorales –alrededor del 40 por ciento del total de la convocatoria, de los cuales ingresó el 25 por ciento- y también los que se presentaron para la Carrera del Investigador Científico (CIC) –un 39,83 por ciento en relación al total.

Tras su exposición, la antropóloga social del CONICET, Dra. Guber, tomó la palabra e historizó la instancia de evaluación en la Carrera del Investigador Científico en Ciencias Sociales, planteando la importancia de pensar en una forma de evaluar que sea cualitativa y no tenga en cuenta solamente la cantidad de publicaciones: “Sería más justa, aunque también más trabajosa. Nuestra producción, en términos de transferencia, puede brindar herramientas para comprender con criterio nuestro país y sus complejidades”, dijo. También, el sociólogo del Consejo, Dr. Jorrat, manifestó su parecer en cuanto al sistema de evaluación del científico social.

Diálogo

“Las Ciencias Sociales y Humanidades representan la segunda gran área temática después de Ciencias Biológicas y de la Salud en el CONICET”, indicó el Dr. Ceccatto, que al finalizar el panel, dio paso a evacuar las preguntas del público asistente al conversatorio.

En torno a los criterios de evaluación y a la expectativa de ingresos a becas y CIC, el presidente del CONICET manifestó que se prevé que el organismo pase de 25 mil personas que lo componen actualmente a cerca de 30 mil, pero que “hay que establecer con qué promesa de devolución se efectuará ese crecimiento”. Dijo que en materia de becas se otorgaría la misma cantidad de ingresos, y para la Carrera del Investigador Científico, avizoró 600 ingresos, sumados a los retiros por jubilaciones que sucederán en los próximos meses.

Asimismo, contestó consultas respecto de la conformación de las comisiones asesoras y sus mecanismos de integración, que serán materia de discusión para el CONICET durante el segundo semestre, y previó la posibilidad de que cada comisión redacte un reglamento interno con los criterios de evaluación y de actualización periódica, que podría ser publicado también en una página web con acceso abierto.

Los asistentes hicieron hincapié en la importancia de que la evaluación, en la rama de Ciencias Sociales, sea con criterios de calidad y no por importancia de las publicaciones. El Dr. Ceccatto puntualizó sobre el rol de la junta calificadora del Consejo, sobre la jerarquización de la CIC y la posibilidad de avanzar en un Convenio Colectivo de Trabajo para que el CONICET tenga una paritaria independiente del resto de los organismos del Estado, dada sus particularidades. Por último, evacuó dudas respecto de las Ideas-Proyecto y señaló cuestiones puntuales de la ejecución del presupuesto de los proyectos PIP.

El caso de Bibiana Vilá

En el marco del conversatorio, la bióloga e investigadora del Consejo, Dra. Bibiana Vilá, brindó algunas consideraciones sobre la importancia de la multidisciplinariedad al exponer su particular caso, ya que dentro de la institución científica migró de las Ciencias Biológicas a las Sociales. “Soy especialista en conservación de vicuñas, hice mi posdoctorado en Oxford y allí aprendí que el manejo de este animal no es un asunto meramente biológico –aunque sí sus datos científicos- sino que el estudio incluye un montón de ramas. La vicuña vive con gente, y se dan relaciones peculiares entre las personas y los animales”.
Luego de una serie de sucesos ligados a la evolución de su objeto de estudio, se encontró con que su trabajo debía pasar a enmarcarse en la Comisión de Ciencias Sociales del CONICET. “La ciencia del manejo de fauna es la etnociencia, y tiene un paradigma no clásico. Tal es así que en el CONICET se creó, por ejemplo, la Comisión de Hábitat, Conservación y Sustentabilidad, que es uno de los ámbitos temáticos y no disciplinares de la institución”.