18/02/2016 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
El Dr. Ceccatto participó de la firma de convenio de licencia de una patente CONICET-FIL
La tecnología licenciada, que permitirá mejoras en el tratamiento del cáncer, se basa en la investigación de un grupo de científicos del Consejo.
Autoridades durante la firma del convenio. Foto: CONICET Fotografía.
Autoridades durante la firma del convenio. Foto: CONICET Fotografía.
Autoridades durante la firma del convenio. Foto: CONICET Fotografía.

El presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Dr. Alejandro Ceccatto, estuvo presente durante la rúbrica de un convenio de licencia de una patente del Consejo y de la Fundación Instituto Leloir (FIL), junto al ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Dr. Lino Barañao.

Esta patente tiene su origen en la investigación del grupo del Dr. Osvaldo Podhajcer, investigador superior del CONICET en el Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA), Jefe del Laboratorio de Terapia Molecular y Celular de la Fundación del Instituto Leloir y director del Consorcio Argentino de Tecnología Genómica.

Su trabajo generó el UIO-512, un virus oncolítico creado para atacar tanto células malignas como a las del estroma asociadas al tumor. Esta novedosa tecnología permitirá dar un salto cualitativo en el tratamiento del cáncer a través de inmunoterapias oncológicas de vanguardia.

El Dr. Podhajcer explicó que “existe una gran necesidad de desarrollar tecnologías disruptivas. La inmunoterapia oncolítica consiste en tomar un virus de la naturaleza que infecta a humanos –y provoca conjuntivitis y resfríos- y modificarlo genéticamente para que pase a infectar células malignas. En su interior lleva un gen, que luego de atacar al tumor y eliminarlo, estimula una respuesta inmunológica secundaria que trabaja sobre las metástasis diseminadas. Lo novedoso es que ataca al tumor en su totalidad, es decir las células malignas y las de soporte”.

En relación a la importancia que tiene la transferencia tecnológica para la sociedad, el Dr. Ceccatto afirmó que: “El principal objetivo del CONICET establece que debemos producir y transferir conocimiento para mejorar la calidad de vida de las personas. En este sentido, se está licenciando una tecnología desarrollada por el CONICET y FIL a una empresa para que puedan obtener un producto que mejore el tratamiento del cáncer” y agregó que “esto es una muestra de que el trabajo colaborativo en un marco interinstitucional entre FIL y CONICET ha permitido desarrollar, proteger y licenciar esta tecnología, y que ahora a través de la asociación público-privada puede continuar su desarrollo”.

El presidente del Consejo destacó que el eje de su gestión será “pensar como una integralidad la producción de conocimiento básico, su transformación en tecnología aplicada, su protección y su transferencia a la sociedad en general y al sector productivo” e hizo hincapié en la necesidad de que el CONICET sea una institución percibida por la sociedad como una fuente de soluciones a problemas concretos.

Por su parte, el Dr. Lino Barañao se refirió a la importancia de hacer ciencia básica inspirada en el uso y señaló que “hemos logrado instalar la ciencia en el imaginario público y en la consideración política, y ahora el científico es reconocido por el ciudadano común. La contracara de esto es el compromiso del investigador de tratar de detectar en su trabajo cotidiano qué es lo que puede servir para la sociedad”.

El acuerdo, que coloca a la ciencia argentina en un lugar de referencia en el ámbito de la salud, fue firmado entre la compañía biotecnológica Unleash Immuno Oncolytics y la oficina de transferencia de tecnología de la Fundación Instituto Leloir -INIS Biotech-, la cual trabaja en conjunto con la Dirección de Vinculación Tecnológica del CONICET.

Estuvieron presentes durante la rúbrica, la Lic. Paula Prados y el Dr. Marcelo Yanovsky, gerenta y presidente de INIS Biotech respectivamente; Daniel Katzman, representante de Unleash; Mariano Mayer, secretario de Emprendedores y PyMEs de la Nación, dependiente del Ministerio de Producción; y Juan Soria, director de Vinculación Tecnológica del CONICET.