24/08/2017 | CICLO DE COLOQUIOS DEL INGEBI
El doctor Diego Pol compartió una charla sobre paleontología con la comunidad científica
Todos las meses, el Instituto recibe expertos argentinos o del exterior para ver cómo se hace ciencia en otras disciplinas.

En el marco del ciclo de coloquios del Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular “Dr. Héctor N. Torres” (INGEBI-CONICET), Diego Pol, investigador principal del Consejo en el Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF) de Trelew (Chubut), expuso frente a investigadores, becarios y personal de apoyo su trabajo sobre la evolución del gigantismo en los dinosaurios herbívoros del Hemisferio Sur durante el Jurásico y el Cretásico.

El INGEBI es un centro del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), cuyas líneas de investigación abarcan la biotecnología y biología molecular vegetal, la neurociencia y la parasitología molecular. Este ciclo se organiza con el objetivo de conocer líneas que se lleven a cabo en distintos puntos del país o del exterior y que sean diferentes a las desarrolladas en el Instituto.

“Diego trabaja temas fundamentales con perspectivas en apariencia no relacionados con las del INGEBI pero al escuchar sus hallazgos, estrategias y razonamientos todos nos damos cuenta de que la Biología es una sola y que los distintos temas nos permiten entender la dinámica de la vida en nuestro planeta”, destacó el doctor Marcelo Rubinstein, director del Instituto.

Pol estudió Biología en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y se doctoró en el Museo Americano de Historia Natural y la Universidad de Columbia, Nueva York. Recientemente, formó parte del equipo que descubrió al dinosaurio terrestre más grande, el Patagotitan mayorum, una pieza clave para explicar el gigantismo de los titanosaurios patagónicos -que se estima llegó a pesar casi 70 toneladas-.

“Nuestro interés está guiado por preguntas de índole evolutiva, tratando de capturar a través del registro fósil algunos momentos importantes de la historia de la vida de los dinosaurios”, explicó.

La historia evolutiva de estos reptiles representa uno de los casos más interesantes para el estudio de patrones de diversificación y extinción de la vida terrestre. Sauropodomorpha es uno de los tres grandes grupos de dinosaurios y se caracteriza por incluir a las especies terrestres de mayor tamaño corporal conocidos en la historia del planeta. Nuevas especies encontradas en años recientes en el Hemisferio Sur revelan nueva información que permite comprender etapas claves en la evolución de este grupo entre los 200 y los 100 millones de años atrás, incluyendo el origen de los herbívoros y su relación con el gigantismo que caracteriza al grupo.

También se refirió a la importancia que tiene la divulgación científica en la comunidad: “Invertimos mucho tiempo en la difusión de la ciencia y las actividades museológicas. Muchos de nosotros nos iniciamos a través de este tipo de instituciones: los museos llevan la ciencia hacia el público. Unas de las funciones de la paleontología es la de despertar vocaciones científicas y un espíritu crítico sobre la naturaleza en la sociedad para entender un poco el mundo que nos rodea”.

Para acceder a las investigaciones del Dr. Pol en el Repositorio del CONICET haga click aquí.