08/05/2015 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
“El conocimiento tiene que ser un motor del desarrollo económico y debe impactar en las condiciones de vida de la población”
El Dr. Salvarezza disertó en un panel sobre el agregado de valor como política de Estado en el municipio de Cañuelas.
El Dr. Salvarezza durante su disertación en el panel sobre valor agregado. Foto: CONICET Fotografía.

En el marco del anteproyecto para la creación de la Universidad Nacional de la Cuenca del Salado, el Dr. Salvarezza, presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), junto a otros referentes nacionales de la investigación y educación, participó de una jornada en el Honorable Concejo Deliberante del municipio de Cañuelas.

Allí se trataron los principales puntos de la nueva unidad académica y se llevó a cabo el seminario “Propuestas y desafíos para la generación de agregado de valor”. Para ello, diferentes especialistas, autoridades nacionales e intendentes participaron de paneles cuyos ejes eran la importancia regional de la educación, la soberanía tecnológica y el agregado de valor como política de Estado.

El presidente del Consejo, repasó cómo ha sido la evolución del organismo en materia presupuestaria, de recursos humanos e infraestructura y el rol que han jugado las políticas de Estado en el sector científico-tecnológico. A su vez, destacó la importancia de promover la vinculación entre la ciencia y la sociedad y el rol que la universidad tiene en la búsqueda de la generación del conocimiento.

“El CONICET ha hecho en estos últimos años un esfuerzo muy grande por promover la transferencia de conocimiento, por ir del laboratorio a productos concretos que pueden ser tecnológicos o con impactos social, por ejemplo en la salud; o insumos que producen las ciencias sociales y que son luego utilizados por el propio Estado o por organismos para tomar decisiones”, sostuvo el Dr. Salvarezza.

Actualmente, el Consejo tiene 550 patentes y durante 2014 se hicieron servicios, transferencias y convenios con más de 1000 empresas, de las cuales 600 son PYMES nacionales, organismos nacionales y empresas de mayor envergadura.

Luego, el Dr. Salvarezza presentó algunos casos exitosos de agregado de valor que se han llevado a cabo en la esfera del CONICET. En primer lugar, destacó el desarrollo biotecnológico producido por un grupo de investigadores, liderado por la Dra. Raquel Chan, del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (IAL, CONICET-UNL) de Santa Fe. Se trata de un gen que otorga a las plantas mayor tolerancia a las sequías y a la salinidad y que puede ser introducido en diferentes variedades de cultivos con impacto económico, como la soja, trigo o maíz. Para ello se firmó un convenio con la empresa Bioceres, lo que da cuenta de la necesaria articulación entre ciencia, investigación y consorcio público-privado. “La asociación con Bioceres, que a la vez se asoció con una empresa estadounidense, permitirá que este producto biotecnológico llegue a prácticamente todo el mundo”, sostuvo Salvarezza.

Por otro lado, mencionó el caso de una variedad de levadura hallada en los bosques patagónicos por el Dr. Diego Libkind y un grupo de investigadores del Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente (INIBIOMA, CONICET-UNCOMA). Se trata de un hongo microscópico que da origen a la levadura responsable de la elaboración de la cerveza lager, la más consumida en el mundo. Esta variedad permite hacer el proceso de fermentación en frío por lo que tiene gran interés para el polo de producción cervecera en Bariloche. A su vez, este tipo de fermentación sirve para otro tipo de bebidas, como la sidra.

El tercer caso de éxito al que se refirió el Dr. Salvarezza es el de “Yogurito”. Se trata de un yogur enriquecido con probióticos que ayuda a mejorar la nutrición de más de 200 mil niños tucumanos y que originó el equipo de la Dra. Graciela Font del Centro de Referencia para Lactobacilos (CERELA-CONICET) de Tucumán. Este producto, que se ofrece de forma gratuita a las escuelas, es fruto de un trabajo intersectorial entre el instituto, los Ministerios de Desarrollo Social, Educación y Salud tucumanos y la cartera de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación. Próximamente, la Asociación de Productores de Leche de Tucumán (Aproleche), junto a empresas privadas, va a lanzar la línea “Ñulac”; se trata de dos productos lácteos (leche y queso) producidos con la misma cepa probiótica utilizada para el “Yogurito”.

Estuvieron presentes, el Dr. Julián Domínguez, presidente de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación; Gustavo Arrieta, intendente de Cañuelas; la Lic. Laura Alonso, subsecretaria de Gestión y Coordinación de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación; diputados nacionales y provinciales, intendentes de la Cuenca del Salado y académicos de distintas instituciones nacionales.