13/11/2013 | VINCULACIÓN TECNOLÓGICA
El CONICET participó de conferencia para emprendedores
Santiago Villa, director de Vinculación Tecnológica, explicó los beneficios de las asociaciones público-privadas.
Santiago Villa en Profundar 2013.

Proveer capacidades científicas, vinculadas a necesidades regionales, es una de las herramientas de crecimiento sostenible que está cobrando mayor impulso. Para ello, el CONICET fomenta una política de apertura y vinculación con la sociedad.

“El conocimiento generado por científicos del Consejo es un activo que está disponible para aquellos que lo necesiten: empresas, organismos o cámaras de comercio, por ejemplo”, comentó Villa ante más de cien asistentes, que participaron de la Quinta Conferencia para Emprendedores de Negocios, Profundar 2013, que se llevó a cabo en la Cámara de Industria y Comercio Argentino-Alemana.

Durante la ponencia explicó cómo a partir de la protección de la propiedad intelectual de los descubrimientos, que hace el CONICET a través de la Dirección de Vinculación Tecnológica, comienza un ciclo de transferencia que culmina con nuevos productos, capacidades o servicios disponibles en el mercado.

“No es sólo importante contar con ciencia de alto nivel, como ocurre en Argentina, si no además fomentar las asociaciones entre sectores públicos y privados para poder llevar a la realidad un conocimiento determinado”, analizó.

Además presentó a los asistentes la naturaleza de las Empresas de Base Tecnológica (EBT), un tipo de asociación público-privada donde los conocimientos generados por científicos del CONICET se combinan con el conocimiento del mercado e inversión de empresas privadas.

“La primera EBT es YPF Tecnología, y seguramente no va a ser la única. En este emprendimiento el CONICET participa con un 49 por ciento, lo que representa una fuerte inversión en términos de capital económico, de infraestructura y equipos y recursos humanos para proveer servicios y sistemas en el sector energético, que es estratégico”, dijo.