27/11/2013 | PLAN ESTRATÉGICO NACIONAL
El CONICET firmó un acuerdo para promover la formación de doctores en ingeniería
Junto a la Secretaría de Políticas Universitarias, otorgará 50 becas específicas para la especialización de ingenieros en áreas del conocimiento prioritarias para el país.

Con la presencia de los ministros nacionales de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao; de Industria, Débora Giorgi; de Educación, Alberto Sileoni; y de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carlos Casamiquela, se realizó en el Palacio Pizzurno un acto con motivo de los balances y avances del Plan Estratégico de Formación de Ingenieros 2012-2016, lanzado por la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, el pasado 5 de noviembre de 2012 en Tecnópolis.

En este marco, el presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Roberto Salvarezza, firmó un acta acuerdo con el secretario de Políticas Universitarias, Martín Gill, para realizar la puesta en marcha del Proyecto de Formación de Doctores en Ingeniería. El acta fue rubricada también, de común acuerdo, por los ministros Barañao y Sileoni.

Con el fin de promover la formación de excelencia de jóvenes doctores en ingeniería, se realizará una convocatoria de cincuenta becas con destino específico a graduados de carreras de ingeniería, la que se regirá según las pautas y reglamentaciones del CONICET. El estipendio mensual de estas becas será un 50% superior al monto correspondiente a las becas de Posgrado tipo I vigentes en el Consejo.

A cargo de la apertura, Gill destacó la meta propuesta por la presidenta de la Nación de llegar al año 2020 con la cantidad de ingenieros en relación a habitantes más alta en América Latina. “10 mil ingenieros por año es la meta y estamos camino a hacerlo”. Destacó que se trata de un plan “no solo para tener más ingenieros, sino también mejores ingenieros, una ingeniería fuertemente comprometida con los ejes estratégicos del país”.

Barañao definió el plan como “una iniciativa clave para el desarrollo del país” y explicó que hay una demanda insatisfecha de ingenieros y programadores, por lo cual es necesario “orientar la matrícula hacia aquellas carreras que son importantes para el crecimiento del país”. Enfatizó en un nuevo perfil de país que además de proveer profesionales, “desarrolle nuevas empresas de base tecnológica, que a su vez generen trabajo”.

Luego, Casamiquela destacó que “la complejidad del desarrollo de nuestro país y del sector agropecuario requiere de una conjunción de conocimientos y saberes como motor de ese desarrollo”. Por su parte, Giorgi detalló que “hoy podemos estar acá todos reunidos planteando estos convenios porque hay una política de estado y un mandato de articulación donde la innovación y la incorporación de conocimiento es el eje del desarrollo sustentable”.

Finalmente, Sileoni destacó el lugar que en la última década ha reocupado la educación en término de políticas públicas, y sostuvo que “decidir invertir en educación es una decisión política”. Concluyó que un “ingeniero del siglo XXI debe tener alta calidad tecnológica, científica pero también debe tener solidaridad, un gran diálogo con la región a la que pertenece y una ética”.

Estuvieron presentes el vicepresidente de Asuntos Tecnológicos del CONICET, Santiago Sacerdote; el presidente de CONEAU, Néstor Pan; el secretario de Educación de la Nación, Jaime Perczyk; el secretario de Minería de la Nación, Jorge Mayoral; el secretario de Planeamiento Estratégico Industrial, Horacio Cepeda; el embajador de Alemania en Argentina, Bernhard Graf von Waldersee; el presidente del Consejo Interuniversitario Nacional, Arturo Somoza; el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde; el presidente de la Fabrica Argentina de Aviones (FAdeA), Raúl Alberto Argañaraz; secretarios de Estado; rectores y decanos de Universidades Nacionales; y representantes de cámaras sectoriales y organizaciones gremiales.