29/03/2016 | Vinculación Tecnológica
El CONICET afianza vínculos con el mundo emprendedor
La Dirección de Vinculación Tecnológica participó del cierre de la Asamblea Interanual de la Alianza de Jóvenes Empresarios del G20.
Juan Soria (Der.), Director de Vinculación Tecnológica del CONICET, junto a Juan Pablo Diab, presidente de la rama CAME Joven (Izq.). Foto. CONICET Fotografía
Juan Soria (Der.), Director de Vinculación Tecnológica del CONICET, junto a Juan Pablo Diab, presidente de la rama CAME Joven (Izq.). Foto. CONICET Fotografía
Juan Soria (Der.), Director de Vinculación Tecnológica del CONICET, junto a Juan Pablo Diab, presidente de la rama CAME Joven (Izq.). Foto. CONICET Fotografía

Como parte de su política de transferencia hacia la sociedad, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) continúa generando y afianzando espacios que puedan ser el disparador de proyectos conjuntos entre el mundo científico-tecnológico y el emprendedor.

Siguiendo esa lógica, el pasado 22 de marzo el Mg. Juan Soria, Director de Vinculación Tecnológica (DVT) del Consejo, participó en la Asamblea Interanual de la Alianza de Jóvenes Empresarios del G20, invitado por Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). El evento, que reúne a comitivas de jóvenes empresarios de todo el mundo, fue la previa de la Cumbre G20 y constituyó una oportunidad para debatir sobre los principales aspectos de este segmento empresarial y elaborar un documento que se presentará a las 20 mayores economías del planeta durante la mencionada cumbre mundial.

En un auditorio conformado por jóvenes empresarios, emprendedores y autoridades como el presidente de la CAME, Osvaldo Cornide, y el presidente de la rama CAME Joven, Juan Pablo Diab, Soria pudo explayarse en una presentación que se denominó “CONICET como socio estratégico para emprendimientos”.

Durante el relato, Soria pudo detallar la estructura del Consejo y los recursos humanos con los que cuenta para dar soporte tecnológico a proyectos productivos. “Existe el modelo clásico de transferencia que es el que va del laboratorio al mercado y es válido pero nosotros no sólo actuamos a partir de lo que surge en los laboratorios sino que nos planteamos el desafío de ir a buscar lo que las empresas necesitan porque la mayoría de las veces precisan adaptar una tecnología a su objetivo. Así, por ejemplo, hemos adaptado el sistema de tratamiento de efluentes de una empresa cervecera y mejoramos el sistema de detección preventiva de una línea industrial para prevenir roturas en la fabricación de tubos”, expresó el Director de la DVT.

Por otra parte, Soria animó a los participantes a emprender proyectos con el apoyo de CONICET. “Hoy a las empresas se les hace muy costoso mantener un equipo de I+D o un laboratorio como con los cuenta el CONICET. Eso para nosotros es una oportunidad, la de ser socios en el I+D (Innovación y Desarrollo) de las empresas en la medida que éstas lo necesiten, tanto en el desarrollo de productos o servicios, el desarrollo de plataformas, entre otros. Hoy tenemos más de 15 empresas constituidas que están trabajando sobre tecnologías desarrolladas por el Consejo”, afirmó.

Finalmente, Soria destacó la flexibilidad que tiene el Consejo para adaptarse a las necesidades del sector privado, señalando los casos de empresas donde el organismo es socio de una empresa tal como ocurre en YTEC (YPF Tecnología) y La Te Andes S.A. o bien, cuando investigadores y/o becarios desarrollan su trabajo en las propias empresas. “Podemos ser una herramienta para las empresas que los jóvenes emprendedores lideran. Nuestro objetivo es juntar lo mejor de los dos mundos, el empresario y el científico-tecnológico, y que cada uno pueda hacer lo que mejor hace actuando como socios estratégicos”, concluyó.