15/08/2018 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
Dos matemáticos del CONICET ganadores de los Premios Bunge y Born
Se trata de Víctor Yohai, reconocido con el Premio Bunge y Born y de Pablo Shmerkin, Premio Estímulo. Es la primera vez, desde 1964, que dicha Fundación reconoce a la Matemática.
Víctor Yohai. Foto: gentileza Fundación Bunge y Born.
Pablo Shmerkin. Foto: gentileza Fundación Bunge y Born.

En un acto celebrado en la Sala Argentina del CCK –ex Correo Central- ante un auditorio colmado, el doctor Víctor Yohai, investigador superior –ad honorem- del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) recibió el máximo galardón de la Fundación Bunge y Born. Por su parte, Pablo Shmerkin, investigador adjunto el Consejo, fue reconocido con el Premio Estímulo. Estuvo presente el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (MINCyT), doctor Lino Barañao, el presidente del CONICET, doctor Alejandro Ceccatto, miembros del Directorio del Consejo, un jurado de notables, y destacados científicos.

Durante la ceremonia, Barañao reconoció el trabajo de la Fundación Bunge y Born y de la importancia de este tipo de premios para marcar un camino, especialmente para las nuevas generaciones. “Lo más maravilloso que tiene la matemática es que siendo un fenómeno psicológico extremadamente complejo, permite predecir situaciones del mundo real”, afirmó en relación a la importancia de que aquello que se lucubra matemáticamente tenga aplicación. “Además tiene otra connotación: su impacto social”, agregó. “El único camino que tiene la Argentina para desarrollarse, entendiendo el desarrollo como aumento de riqueza y mejora en su distribución, es que tenga un sistema científico potente y acoplado a nuestra sociedad”, dijo al concluir su exposición.

Al momento de hablar de los motivos que lo inclinaron por la Matemática, Víctor Yohai, expresó: “En mi inseguridad adolescente la Matemática era la única ciencia que me daba garantía de verdades absolutas”. Y agregó: “Otra razón fue el profundo sentido de belleza que se encuentra en la Matemática, esta belleza se manifiesta en los métodos de demostración, en la armonía y profundidad de alguno de sus resultados”.

Asimismo, remarcó la importancia de las ciencias básicas: “Considero que no puede haber un alto desarrollo en tecnología sin que simultáneamente haya un desarrollo similar en las ciencias básicas”.

A su turno, Pablo Shmerkein agradeció el premio al que calificó como “enorme y de una gran sorpresa. En Argentina se hace mucha Matemática excelente y haber sido elegido por este jurado de altísimo nivel es un honor y me da una gran responsabilidad hacia el futuro. Es una alegría que la Fundación Bunge y Born haya decidido por primera vez entregar premios en Matemática, y de esta forma ayuda a difundir la importancia que tiene más allá del ámbito académico”, sostuvo.

Acerca de los galardonados

Víctor Yohai, investigador superior del CONICET se formó como licenciado en matemática por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y doctor en Estadística por University of California (Berkeley, Estados Unidos). Su tarea de investigación se vincula, principalmente con los Métodos Estadísticos Robustos, sobre los cuales, junto a Ricardo Maronna y Douglas Martin, publicó un prestigioso libro titulado Robust Statistics:Theory and Methods. Los modelos que realiza se aplican en la agricultura, la industria, la economía, la geología, la medicina, la ingeniería, entre otras disciplinas.

Asimismo, Yohai ha sido reconocido en numerosas ocasiones: recibió el Mahalanobis International Award, otorgado por el Gobierno de la India, y el Premio Konex de Platino; y fue nombrado Fellow por el Institute of Mathematical Statistics, y Doctor Honoris Causa por la Universidad Carlos III de Madrid, entre otras distinciones.

En tanto, Pablo Shmerkin es investigador adjunto del CONICET y profesor investigador en la Universidad Torcuato Di Tella focaliza sus investigaciones en la geometría fractal, rama de la disciplina que estudia objetos con una misma estructura en todas sus escalas.

Shmerkin enriqueció la geometría fractal al resolver dos conjeturas formuladas en los años ‘60 por el matemático israelí Hillel Furstenberg, que hasta el momento nadie había podido demostrar. Tratan de las distintas bases numéricas, y de la no relación entre las mismas.

El estudio de objetos fractales comenzó hace más de 100 años, solo como un problema teórico, y en las últimas tres décadas comenzó a aplicarse a distintos ámbitos, desde el diagnóstico en enfermedades cardíacas hasta la búsqueda de zonas para la exploración de petróleo.

En esta oportunidad, el jurado estuvo integrado por Luis Caffarelli, de la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos (presidente); Roberto Miatello, de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina; Marco Avellaneda, de la New York University, Estados Unidos; Liliana Forzani, de la Universidad Nacional del Litoral, Argentina, y Fernando Rodríguez Villegas, de The Abdus Salam International Centre for Theoretical Physics, en Italia.

El Premio Fundación Bunge y Born y el Premio Estímulo se otorgan de manera ininterrumpida desde 1964 y 2001, respectivamente. Algunas de las disciplinas premiadas han sido agronomía, biología, bioquímica, física, geología, ingeniería de procesos, medicina, paleontología, química y veterinaria.