16/10/2014 | DISTINCIÓN
Dora Barrancos fue declarada Ciudadana Ilustre por su trayectoria académica y como feminista
En un acto en la legislatura porteña, la integrante del Directorio del CONICET fue homenajeada por una decena de oradores.
La Dra. Barrancos homenajeada en la legislatura porteña. Foto: CONICET Fotografía

Durante una ceremonia a la que asistieron más de cien personas, la legislatura porteña declaró Ciudadana Ilustre a Dora Barrancos, directora por Ciencias Sociales y Humanidades del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). “Estoy conmovida”, expresó la doctora al tomar la palabra, después de una larga lista de oradores que la homenajearon con sus discursos. “Sólo me sale decir gracias a la vida”.

En su alocución, Barrancos hizo un repaso de su vida. “Me crié en una familia que me imprimió el sello de la justicia en mi ADN. Soy sobreviviente de una generación diezmada que, con equivocaciones y aciertos, quería un mundo mejor. Me exilié en Brasil, adonde me hice feminista, y luego tuve la suerte de trabajar siempre de lo que quise”.

Visiblemente emocionada, la directora, doctora en Historia por la Unicamp (Brasil), nombró a cada uno de sus hijos, nietos y a su marido y compañero de vida. Además, agradeció el recibimiento que tuvo en la Legislatura porteña, donde años atrás se desempeñó como diputada. “Fue conmovedor el regocijo con el que me encontré hoy al llegar”. Reparó, también, en la virtud que todos le destacaron en sus alocuciones: su sentido del humor. “Tienen razón. Para mí los argumentos son necesarios, pero sin dudas siempre tiene que estar también el buen humor para que las cosas sucedan”.

A su lado en el estrado, la autora del proyecto, la legisladora con mandato cumplido María José Lubertino, hizo un repaso de su polifacética trayectoria y resaltó su vocación feminista. “Dora es un ejemplo de dar batalla con la pluma y la palabra. Yo siempre la veo como una Mafalda grande –dijo-: es una mujer inquieta, que cuestiona y que viene a cambiar el mundo”.

Otra de las mentoras de la iniciativa fue María Rachid, actual legisladora y secretaria general de la Mesa Nacional por la Igualdad, quien para definir a Barrancos utilizó una sensación. “Para mí Dora es alivio. Desde la primera vez que la vi, mientras se debatía el proyecto de código de convivencia, agradecí su sensatez entre tanta locura. Ella es una aliada en espacios hostiles”.

Entre quienes le dedicaron unas palabras durante el acto, la vicedecana de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, Patricia Funes, recordó el consenso que generó la elección de Barrancos como directora del área de Sociales del CONICET. “Fue votada en esa función prácticamente por unanimidad. Encara todos sus proyectos de una forma muy seria y muy lúdica a la vez. Dora interpela a sus alumnos y a todo aquel que tenga una inquietud. Es una habilitadora”.

Por su parte, la activista trans y titular de la Oficina de Identidad de Género y Orientación Sexual, Lohana Berkins, se mostró gratificada por la tarea llevada adelante por Barrancos en el ámbito del feminismo. “Como travestis nos diste herramientas para empezar a pensarnos como sujetos y dejar de estar sujetadas: nos enseñaste que teníamos derechos personalísimos”.

Diana Maffia, la directora del Observatorio de Género en la Justicia del Consejo de la Magistratura de la Ciudad, la definió además como una mujer muy diversa, encarnación de una maestra y una hermana.

“Quiero hacer pública otra faceta más de la vida de Dora: su activa participación en nuestra casa de estudios”, señaló por su parte Sara Perez, secretaria académica de la Universidad Nacional de Quilmes. “Fundó la maestría en Ciencias Sociales y Humanidades y ayudó a madurar nuestra oferta académica de posgrados, viajando todas las semanas de Floresta a Bernal con una entrega invaluable”.

En el acto también hablaron el filósofo Hugo Biagini, la abogada laboralista feminista Nina Brugo, la directora del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género, Nora Domínguez, y la presidenta de la Agenda de las Mujeres, Susana Gamba. Numerosas adhesiones a la declaración se leyeron a lo largo del acto, y como broche de oro, la cantante Anabela Soch entonó un tema musical que todos coincidieron en hacer alusivo a la personalidad de Barrancos: la canción “Honrar la vida”.