30/09/2016 | Noticias Institucionales
Distinguieron a una científica del CONICET como Ciudadana Ilustre de la Provincia de Buenos Aires
Se trata de María Teresa Dova, investigadora superior del Consejo y especialista en física de altas energías.
La Dra. María Teresa Dova. Foto: gentileza investigadora.

El 29 de septiembre, en el Salón Antonio Cafiero del Senado bonaerense, la Dra. María Teresa Dova fue declarada Ciudadana Ilustre por su labor científica y especialmente por su intervención en el experimento ATLAS (Aparato Toroidal del LHC), del Gran Colisionador de Hadrones (LHC, del inglés Large Hadron Collider), conocido popularmente como “La Máquina de Dios”.

“Inicié el grupo de altas energías del IFLP hace más de dos décadas colaborando con experimentos del Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), y desde entonces uno de mis objetivos fue que Argentina fuera miembro pleno de algún experimento del LHC. Con la convicción de la relevancia que esto tendría para nuestra comunidad científica impulsé un esfuerzo conjunto con mi colega de UBA el Dr. Piegaia, para participar del experimento ATLAS que se efectivizó en 2006. Quisiera destacar que la dedicación de los científicos tiene que ir siempre acompañada del apoyo institucional, fundamentalmente cuando se trata de colaboraciones internacionales, de modo que nuestra participación en ATLAS no hubiera sido posible sin el apoyo sostenido desde el Ministerio de Ciencia de la Nación y el CONICET”, dice.

Dova es Doctora en Física e investigadora superior del CONICET en el Instituto de Física de La Plata (IFLP, CONICET-UNLP) y especialista en física de altas energías. Desde hace 10 años, junto a un equipo del Instituto y de la Universidad de Buenos Aires (UBA), trabaja en uno de los cuatro experimentos que se llevan a cabo en simultáneo en el LHC. Se trata de ATLAS, un gigante detector multipropósito que con millones de sensores colecta datos que permiten explorar regiones de energías nunca antes producidas en un acelerador.

“Recibir un reconocimiento es siempre un gran honor, y en este caso fue muy particular porque se trata de una distinción que derivó de una discusión de nuestras actividades científicas en el seno de la Cámara de Diputados y el Senado de la Provincia de Buenos Aires y en consecuencia en la sociedad. De alguna manera sentí que el mensaje que se quiso transmitir a los más jóvenes es que aún siendo un estudiante como tantos otros de un pueblo de la provincia, con el esfuerzo y la dedicación, todos podemos llegar a contribuir a la ciencia al máximo nivel internacional”, agrega Dova.