04/11/2015 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
Diego Golombek, ganador del premio UNESCO Kalinga a la Popularización de la Ciencia
El investigador del CONICET fue reconocido por su “contribución incansable a la comunicación de la ciencia y educación”.
El investigador Diego Golombek. Foto: CONICET fotografía.

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, entregó hoy en Budapest, Hungría, el Premio UNESCO Kalinga de Popularización de la Ciencia a Diego Andrés Golombek, investigador principal del CONICET, en una ceremonia que tuvo lugar en el marco del Foro Mundial de la Ciencia.

“Estoy muy orgulloso del premio Kalinga, que reconoce lo que estamos haciendo en popularización de la ciencia en Argentina. Si bien se entrega a titulo personal, en el premio resuenan ecos de Tecnópolis, de canal Encuentro, de TecTV, de lo mucho que ha pasado en estos últimos años en nuestro país con la ciencia y con su comunicación. Que nos reconozcan así nos dice que lo que hacemos está teniendo una buena repercusión más allá de nuestras fronteras, y obviamente nos anima a seguir haciendo más y seguir contando la ciencia”, expresó el investigador.

Es importante destacar que Golombek es docente e investigador, posee un doctorado en Biología y es también graduado en música. Se especializa en la neuroquímica de los ritmos circadianos de los mamíferos y en particular en los efectos de la melatonina en diferentes comportamientos. Dirige también el laboratorio de cronobiología de la Universidad de Quilmes. Además, publicó numerosos artículos científicos y colaboró en publicaciones especializadas. Es autor de libros de divulgación científica, de relatos y de poemas. Por otra parte firma también una columna semanal en el diario argentino La Nación.

El premio UNESCO Kalinga de divulgación científica se creó en 1951 gracias a una donación de Bijoyanand Patnaik, fundador y presidente de la Fundación Kalinga (India). El premio consiste en un cheque de 20 mil dólares, la medalla de plata Albert Einstein y un diploma. Lo financia el gobierno de la India a través del ministerio de Ciencia y Tecnología, el gobierno del estado de Odisha y la Fundación Kalinga.

De acuerdo con la UNESCO, Golombek fue reconocido por “su contribución incansable a la comunicación de la ciencia y educación en formatos diferentes y entretenidos, notablemente por su rol en el desarrollo del primero centro cultural científico de la Argentina en el Centro Ricardo Rojas de Buenos Aires, donde la ciencia y las artes confluyen”.