25/01/2013 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
Despiden a Guillermo Oliver, cofundador del CERELA
Falleció a los 85 años en la ciudad de Rosario el creador de la leche probiótica BIO, uno de los avances argentinos más destacados en alimentos para la salud, ejemplo de transferencia tecnológica.
Oliver fue cofundador del CERELA en 1976.

El 24 de enero murió Guillermo Oliver, quien fundó en 1976 el Centro de Referencia para Lactobacilos (CERELA, CONICET) en Tucumán, junto a Aída Pesce de Ruiz Holgado. Falleció en la ciudad de Rosario a los 85 años de edad.

Bonaerense de nacimiento, Oliver desarrolló su carrera como científico primero en Santa Fe, donde se doctoró en química, y luego en la década del ‘60 se trasladó a la ciudad de San Miguel de Tucumán, donde se desempeño como Profesor Titular de la cátedra de Microbiología de la Universidad Nacional de Tucumán, y en la que ocupó diferentes cargos directivos. Fue investigador superior del CONICET y vicedirector del CERELA hasta su retiro.

Además fue el impulsor del desarrollo de la leche BIO, un alimento probiótico reconstituyente de la microbiota intestinal, que previene diarreas infantiles y que actúa como inmunoestimulador.

“Despedimos con un gran pesar a nuestro entrañable maestro y colega”, dijo María Fátima Nader, actual vicedirectora del CERELA.