22/06/2018 | INFORME ESPECIAL
¿De dónde viene la violencia?: neurocientíficos del CONICET participan en el proceso de paz de Colombia
Junto con un equipo multidisciplinario, Agustín Ibáñez desanda las raíces psicológicas de la violencia en pos de la reinserción de los ex guerrilleros.

Para acceder al informe especial completo haga click aquí

¿Cómo puede reinsertarse un guerrillero en la sociedad? ¿De qué manera podrá convivir en los ámbitos en los que antes su presencia aterrorizaba? Después de cincuenta años de conflictos de poder entre insurgentes guerrilleros, grupos paramilitares, narcotraficantes y el gobierno por el control del territorio -un conflicto que desde fines de los 90 se cargó a 70 mil personas y tuvo miles de secuestrados y torturados-, en 2016 el gobierno de Colombia firmó un tratado de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Cuando la amnistía fue ofrecida para los que abandonaran el conflicto, 6800 combatientes se adhirieron al programa. En ese contexto, un equipo de investigadores científicos de Latinoamérica, entre los que se encuentra el neurocientífico del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), director del Instituto de Neurociencias Cognitiva y Traslacional (INCYT) e investigador de la Universidad Adolfo Ibanez, Agustín Ibáñez, comenzó a indagar en las raíces psicológicas de la violencia de los combatientes. El objetivo desde entonces está puesto en una sola cosa: sanar.

El informe de la investigación se publicó en la revista Nature en mayo y demostró que, por el estigma y el resentimiento que enfrentan, a los excombatientes se les hace muy difícil encontrar trabajo y entablar relaciones con los demás. Muchos de ellos tienen dificultades para identificarse con los demás presentan patrones neurocognitivos, de cognición social y de juicio moral atípicos: eso podría deberse a los años de aislamiento y de exposición a la violencia, lo que podría haber alterado de maneras sutiles su psicología y el procesamiento neurocognitivo.

Ahora, los científicos están iniciando estudios a largo plazo en pueblos atravesados por el conflicto, para rastrear los excombatientes y los civiles pueden cambiar la cognición y las actitudes a lo largo del proceso de paz. Los científicos sostienen que las conductas agresivas pueden cambiar y evolucionar, y que las intervenciones oportunas, incluida la desmovilización, la rehabilitación y los programas de apoyo en todo el nivel pueden ayudar a dicho cambio, sobre todo si se trabaja también en los procesos mentales.

 

 

LINKS
Para ver el informe especial de Nature: nature.com/immersive/d41586-018-04976-7/index.html

Para ver el documental de Nature: nature.com/articles/d41586-018-05044-w

Para ver la publicación sobre cognición moral en excombatientes: .nature.com/articles/s41562-017-0118