05/10/2012 | VINCULACION TECNOLÓGICA
“Conservación en Patagonia: integrando Ciencia y Gestión”
Se realizó en Bariloche un taller internacional sobre cómo articular ciencia y gestión del que participaron científicos y autoridades provinciales, nacionales y extranjeras
Ignacio Mitidiero, de Vinculación Tecnológica del CONICET, junto a participantes del taller

Organizado por investigadores del Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente (INIBIOMA, CONICET-UNCo), del Centro Nacional Patagónico (CENPAT – CONICET), de la Universidad de Concepción de Chile y de la Universidad Brigham Young de Estados Unidos (BYU), su objetivo fue vincular resultados de investigación básica a herramientas de conservación y manejo con implicancias para problemas ambientales.

Durante la reunión, investigadores de Argentina, Chile y Estados Unidos presentaron la información obtenida a lo largo de seis años de trabajo. También expusieron autoridades de aplicación chilenas y argentinas. Para finalizar, se organizaron dos mesas redondas, en las que se exploró cómo mejorar la integración y articulación entre científicos, autoridades y actores no gubernamentales.

El encuentro contó también con la participación de la Dirección de Vinculación y Desarrollo Tecnológico del CONICET, representantes de ONGs locales como Fundación Patagonia Natural e internacionales como The Nature Conservancy (TNC) o Wildlife Conservation Society (WCS).

El taller surgió de una iniciativa de investigación financiada por National Science Foundation de Estados Unidos, a través de un proyecto NSF PIRE (Partnership for International Research and Education) titulado “Especiación en Patagonia: estableciendo colaboración internacional sustentable en evolución, ecología y biología de la conservación”, desarrollado entre los años 2005 y 2011. Este proyecto, liderado por la Universidad Brigham Young, contó con la participación de investigadores de Canadá, Estados Unidos, Argentina y Chile, y ha generado una importante cantidad de conocimiento científico sobre la biota terrestre y acuática de la Patagonia, incluyendo plantas terrestres, reptiles, anfibios, peces y crustáceos decápodos de agua dulce.