10/12/2015 | CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES
Conocimiento al alcance de la mano
Diferentes fuentes documentales y bases de datos estarán disponibles en la plataforma digital de acceso abierto que impulsa el CONICET.

La Plataforma Interactiva de Investigación para las Ciencias Sociales (PLIICS) es una iniciativa del Consejo que tiene como propósito impulsar la preservación y recopilación de colecciones de fuentes documentales y conjuntos de datos primarios para la investigación en Ciencias Sociales y Humanidades a través de una red de repositorios digitales de Acceso Abierto. Este proyecto se puso en marcha a fines de 2011 a partir del lanzamiento de su prueba piloto, de la cual participan seis institutos del CONICET.

La publicación de materiales en acceso abierto permite su disponibilidad a través de Internet sin requerimientos de registro, suscripción o pago. Para el caso de las investigaciones en Ciencias Sociales, esto es importante porque las fuentes documentales utilizadas no son sencillamente reproducibles, a diferencia de un estudio molecular o un análisis de laboratorio. Cada documento – una foto, una carta, un audio, un video o una vasija, por sólo poner algunos ejemplos – es único en su tipo y, al mismo tiempo, puede ser usado en distintos trabajos. Similar valor tiene la publicación de bases de datos como encuestas, censos o estadísticas, que al estar inmediatamente accesibles online evitan que el investigador tenga que dirigirse al archivo o reiterar las tareas de relevamiento.

“Esto permite, en ciertos casos, acceder a una diversidad de documentos que normalmente no se publican – cuadernos de campo, notas de investigación, borradores, intercambios epistolares entre colegas- en los cuales se puede rastrear el proceso de producción de conocimientos. En lo que respecta a los datos primarios, habilita su reutilización en nuevos contextos y líneas de investigación”, explica el antropólogo Marcelo Domínguez, quien coordina al interior del laboratorio de Documentación e Investigación en Lingüística y Antropología (DILA, CAICYT, CONICET) el proyecto vinculado a la PLIICS, cuya responsabilidad última recae sobre Lucía Golluscio, directora del DILA e investigadora principal del Consejo.

Pero la Plataforma Interactiva no está dirigida exclusivamente a los especialistas sino que se aspira a que también colabore en democratizar el conocimiento al facilitar a un público más amplio la consulta de documentos y datos que puedan llamar su atención.

Dos propuestas, muchos avances

Entre los diferentes proyectos institucionales que se enmarcan en la PLIICS hay dos cuyos avances vale la pena destacar y que tienen especial importancia para los campos de la Antropología y la Arqueología. Se trata de las tareas de catalogación y digitalización llevadas adelante en el DILA y en el Instituto de Antropología de Córdoba (IDACOR, CONICET-UNC).

En el DILA se está trabajando desde hace cuatro años sobre el inmenso fondo documental de uno de los arqueólogos más importantes que tuvo la Argentina, Alberto Rex González, cuyo archivo personal fue cedido por su hija, la antropóloga Ana González Montes, al Museo Etnográfico Juan B. Ambrosetti.

“El proyecto se inició cuando se firmó un convenio entre Rex González (1918-2012), la Universidad de Buenos Aires (UBA) y el CONICET para digitalizar y catalogar sus archivos personales e inmediatamente se integró a la prueba piloto de la PLIICS para trabajar en función de su disponibilidad en un repositorio digital de acceso abierto”, explica Marcelo Domínguez.

En el IDACOR, desde el año 2011 se desarrollan diferentes proyectos de catalogación y digitalización, tanto de archivos documentales como de colecciones arqueológicas, siempre con miras a colocarlos en acceso abierto. Entre los materiales digitalizados, algunos que ya se encuentran disponibles en Internet a través del repositorio digital de la UNC, como ocurre con el archivo personal del arqueólogo Aníbal Montes – suegro de Rex González – cedido al instituto por su nieta.

“Desde 2010 trabajamos en un proyecto que tiene dos partes. Una es la digitalización de archivos documentales como libretas de campo, cartas, notas, algo de bibliografía y todo lo que implica obra plana en papel. Además estamos digitalizando todas las colecciones arqueológicas y etnográficas del instituto, que son objetos en tercera dimensión. En particular, el fondo documental de Aníbal Montes tiene 19.800 objetos digitales compilados en 2.000 archivos pdf”, comentó Andrés Izeta, investigador independiente del CONICET en el IDACOR y coordinador de los proyectos vinculados a la Plataforma Interactiva en el instituto cordobés.

El trabajo de archivo constituye una de las tareas medulares de la investigación en Ciencias Sociales. Pero esto requiere por parte del investigador una gran inversión, no sólo de tiempo – por las horas que puede pasar buscando, revisando y seleccionado los materiales – sino también económica, dado que muchas veces implica que se desplace hacia bibliotecas, hemerotecas o museos que quedan lejos de su lugar de residencia.

En este sentido, la posibilidad de acceder través de Internet, sin necesidad de gastos ni de registros, a fuentes documentales o datos que necesita, ya organizados y digitalizados en una calidad profesional, resulta invaluable dado que le permite optimizar sus energías intelectuales y su tiempo de trabajo. No menos importante resulta su aporte en lo que refiere al objetivo de acercar el conocimiento a franjas más amplias de la comunidad.