CIENCIA Y EDUCACIÓN

Ciencia que sorprende: más de 1500 chicos interactuaron con científicos del CONICET

Fue en una charla del ciclo “Ciencia, ¿qué me contás?” en la ciudad de Rosario. El desafío es acercar la ciencia a los jóvenes de una manera atractiva.


Charla "Ciencia, ¿qué me contás?" Fotografía CONICET

En una jornada realizada en el Teatro El Círculo, en el marco del Programa de Vocaciones Científicas del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), jóvenes de colegios secundarios descubrieron cómo la ciencia está en la vida cotidiana de todas las personas.

La jornada “Ciencia, ¿qué me contás?” se realizó con el apoyo del CONICET, la Universidad Nacional de Rosario, el Ministerio de Educación de la Nación y el Centro de Estímulo al Desarrollo del Conocimiento del municipio de Granadero Baigorria, provincia de Santa Fe, y contó con la presencia de los reconocidos divulgadores científicos Diego Golombek, Luis Cappozzo, Valeria Edelsztein y Claudio Fernández.

Estos científicos del CONICET hablaron a sala llena en el Teatro el Círculo, que cedió sus instalaciones para albergar a los 1500 estudiantes de Rosario y alrededores, de cómo la física, la química, la biología y las matemáticas dejan su traje de materia aburrida para formar parte de una tarde de entretenimiento y ciencia.

En esta oportunidad la temática estuvo focalizada en explicar cómo impactan estas ciencias en los deportes. Durante la apertura a cargo de Diego Golombek, doctor en Ciencias Biológicas, pelotas de básquet, tenis y raquetas de ping-pong fueron los actores principales. Con pelotas rebotando por el escenario y haciendo saltar a todos los jóvenes de la sala, el investigador explicó cómo afecta la fuerza de la gravedad tanto en el deporte como en nuestro cuerpo, al mover el centro de gravedad.

Luis Cappozzo, biólogo marino, desarrolló cómo la ciencia también se aplica a los deportes acuáticos y tomó como ejemplo el buceo, la natación y el surf. El investigador logró que los alumnos perciban la oscuridad del océano y el sonido de las ballenas cantoras. Además, explicó cómo los deportistas imitan los movimientos de los cachalotes para sumergirse en el agua y utilizan los principios de hidrodinámica para optimizar su rendimiento.

El dopaje en el deporte fue otro tema abordado científicamente por Valeria Edelsztein, doctora en Química. Explicó cómo se puede mejorar la oxigenación corporal sin necesidad de consumir drogas ilegales. Edelstein resaltó el dilema ético que se pone en juego en temas de dopaje y de qué manera la ciencia también investiga el comportamiento de las personas, y cómo estas estadísticas ayudan a tomar decisiones políticas en materia de salud y buenas prácticas.

El cierre estuvo a cargo de Claudio Fernández, doctor en Química Biológica, quien abordó la ciencia en el futbol. Con futbolistas presentes en el escenario, videos de goleadas y bloopers de festejos, comenzó el análisis científico de las probabilidades de gol en penales, de estadísticas de entrenamiento para lograr un alto rendimiento y estudios sobre motivación en festejos individuales o grupales. Fernández destacó que la ciencia llegó al futbol también en la tecnología aplicada a las pelotas, las cuales a partir del 2006 reemplazaron sus costuras por termosoldaduras.

Al finalizar la jornada, los investigadores coincidieron en la importancia de continuar realizando actividades de divulgación científica que permitan acercar a los científicos y a la ciencia tanto a los más jóvenes como a toda la sociedad. Las escuelas presentes se llevaron material didáctico y libros para sus bibliotecas para seguir trabajando sobre la idea de una ciencia que hace preguntas, un proceso continuo del que todos somos parte.

Esta actividad fue organizada por el Diario La Capital de Rosario y contó con el auspicio de la Red Argentina de Periodismo Científico, el Teatro El Círculo y la Editorial siglo XXI.