03/01/2013 | PAMPA II
Boyas de monitoreo: ciencia y tecnología para cuidar lo nuestro
El proyecto PAMPA II integrará en una red las investigaciones que se van a realizar en diferentes cuerpos de agua para evaluar distintos patrones biológicos y de cambio climático.

Las lagunas pampeanas son el hábitat natural de especies de importancia económica y tienen además valor deportivo y recreativo. Para comprender los efectos del clima sobre el funcionamiento de los ecosistemas en general y de las lagunas en particular, son imprescindibles estudios estandarizados de larga duración.

Para ello se constituyó una red que involucra a diferentes grupos de trabajo y que cuenta con el apoyo institucional del CONICET. La iniciativa está integrada por investigadores de Chascomús, Bahía Blanca, Tandil, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, San Luis y Río Cuarto.

PAMPA II es un proyecto argentino de monitoreo y prospección de ambientes acuáticos coordinado por Horacio Zagarese, investigador principal del CONICET y responsable del Laboratorio de Ecología y Fotobiología Acuática del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas – Instituto Tecnológico de Chascomús (IIB INTECH, CONICET-UNSAM).

La red monitoreará un total de trece lagunas entre las que se encuentran la de Chascomús, El Triunfo, La Limpia y Salada de Monasterio, la Salada de Pedro Luro, Sauce Grande y Puan, Barrancosa, Salada de Tedín Uriburu y El Chifle; la laguna Grande de Otamendi y laguna Helvecia.

En cinco se instalarán boyas equipadas con sensores automáticos capaces de medir temperatura, presión, viento, precipitaciones, humedad, oxigeno, clorofila y profundidad. Estos dispositivos van a estar conectados a un procesador que almacena la información y luego la transmite en tiempo real a los laboratorios encargados de su funcionamiento.

Esto permitirá contar con información continua, estandarizada y extendida en el tiempo. Además se recogerán muestras de agua cada quince días o un mes para analizar, por ejemplo, qué algas o bacterias las habitan.

“Estamos bajo la premisa de que las condiciones meteorológicas, sobre todo las variaciones de temperatura, vientos y precipitaciones, tienen un efecto fundamental sobre los ecosistemas acuáticos”, analiza Zagarese. En el partido de Chascomús se registró un aumento de la temperatura media anual atmosférica de 1.7° C en los últimos 40 años.

De acuerdo con el investigador, en un contexto de continuos cambios en las prácticas agrícolas, comprender en qué medida el funcionamiento hidrológico de las lagunas responde a estos cambios cobra importancia no sólo por el valor intrínseco de estos sistemas, sino por su papel como indicadores de la salud de todo el paisaje.

“Como resultado a corto plazo se espera que el trabajo de la red aporte datos que faciliten la elaboración de alguna investigación sobre la diversidad de algas o la biología pesquera”, comenta Zagarese.

Según explica a largo plazo se espera obtener información sobre las lagunas de la región pampeana, conocer sus respuestas fisicoquímicas y biológicas frente a diversos ciclos y eventos climáticos y también evaluar patrones de cambio vinculados con el impacto antrópico – es decir, del hombre – sobre estos cuerpos de agua.

“El objetivo es realizar un trabajo que integre todas las variables y que sea de utilidad para la comunidad, tanto para los organismos de manejo como para los organismos de gobierno locales involucrados”, enfatiza.

Iniciativa conjunta
En el Proyecto Argentino de Monitoreo y Prospección de Ambientes Acuáticos (PAMPA II) participan el Instituto Argentino de Oceanografía (IADO, UNS-CONICET), la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNICEN), la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, el Grupo de Estudios Ambientales de la Universidad Nacional de San Luis, la Universidad de San Martín y el Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires.

La duración del proyecto es de cinco años y su costo total de $894.000, financiado por el CONICET. Se espera que para mediados de 2013 las boyas estén instaladas y funcionando.

  • Por María Inés Pietrantuono. IIB-INTECH.
  • Sobre investigación
  • Horacio Zagarese. Investigador principal. IIB INTECH.