TECNOPOLIS 2012

Bienvenidos al planeta Océano

Un biólogo marino contó a los visitantes el importante papel que cumplen los ecosistemas acuáticos en un mundo cuya superficie está en gran parte recubierta por agua


Luis Cappozzo, investigador del Museo Argentino de Ciencias Naturales, en el espacio de Biodiversidad del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación

El espacio Biodiversidad del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación contó con la presencia de Luis Cappozzo, investigador del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” (MACN-CONICET). Biólogo marino por la Universidad de Buenos Aires, el especialista recibió a los visitantes con un repaso general sobre cada uno de los ambientes allí representados: antártico, boscoso,  oceánico, desértico y selvático.

Naturalmente, por su formación, eligió detenerse más tiempo en la representación que se desarrolla del fondo del mar, sobre una pantalla en la que se proyectan pulpos y cangrejos desplazándose en las profundidades, y se oyen los sonidos propios de ese mundo submarino. “Esa es una ballena jorobada o cantora, que posiblemente esté llamando a su cría para que no se aleje. Cada  población de esta especie tiene un dialecto propio de la región en que vive, como si fuera entre los argentinos, el acento cordobés, porteño, o tucumano”, explicó el científico.

Cappozzo aprovechó la oportunidad para profundizar en la importancia de estos ecosistemas: “Nuestro planeta está recubierto en un 70% por  océanos, sin embargo lo llamamos planeta Tierra; deberíamos llamarlo planeta  Océano”. En ese sentido, explicó que estos cuerpos de agua son comparables a desiertos, puesto que la biodiversidad no está repartida en todos lados, sino que se concentra en ciertos sitios.

“No conocemos la totalidad de las especies que existen, y muchas podrían resultar importantes para el ser humano. Otras razones para cuidarlo es que el mar regula el clima del planeta y produce el 55% del oxígeno que respiramos”, puntualizó el científico, y recalcó a los visitantes del espacio que “tenemos la responsabilidad de que los recursos naturales sigan estando para las generaciones futuras”.

El grupo de investigación que dirige Cappozzo abarca temáticas vinculadas a ecología, calidad ambiental, y morfología y evolución. Lo hace a través del estudio de especies que sirven como indicadores del estado de salud ambiental de una determinada región. En este momento, se concentra en dos especies de delfines, una de las cuales vive en el litoral y la otra en la costa patagónica. Son el delfín franciscana y la tonina overa, respectivamente. El trabajo de campo, que abarca observación y recolección de material, se realiza durante la primavera y verano, mientras que el resto del año es tiempo de hacer análisis en el laboratorio.

  • Dirección de Relaciones Institucionales
  • Foto: Lorenzo Von Fersen (Delfín franciscana)