15/11/2012 | MACN-CONICET
Austroraptor: el nuevo dinosaurio del Museo Argentino de Ciencias Naturales
Es una especie carnívora que vivió en la Patagonia hace 70 millones de años, mide 5 metros y fue uno de los más grandes de su linaje. Es la primera vez que se expone un ejemplar en Buenos Aires
Austroraptor cabazai Fotografía CONICET

A partir del 15 de noviembre los visitantes de la Sala de Paleontología del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” (MACN-CONICET) pueden ver, por primera vez en Buenos Aires, un ejemplar del Austroraptor cabazai, un dinosaurio de 70 millones de años descubierto en Río Negro en 2002.

Durante el acto de presentación, Pablo Tubaro, director del MACN, destacó que “la investigación, las colecciones y las exhibiciones son los grandes pilares de la vida del museo”. En este contexto, destacó que “esta pieza es un agregado importante al zoológico de criaturas que tenemos en la sala de Paleontología, es un ejemplar interesante de un tamaño considerable que representa una etapa primordial de la evolución de los dinosaurios”.

El Austroraptor fue un carnívoro de aproximadamente 5 metros de largo, que se caracterizó por su cráneo bajo y largo, sus numerosos dientes cónicos y filosos, y sus brazos cortos. Es uno de los gigantes dentro de la familia de los Unenlaginos, que incluye al conocido Velociraptor de Mongolia.

“Es uno de los ‘raptores’ más grande del mundo. Esto aporta un dato novedoso: en la Patagonia los dinosaurios de este linaje habían evolucionado hasta alcanzar un gran tamaño, mientras que en Norteamérica los raptores eran más pequeños”, señaló Fernando Novas, paleontólogo e investigador del CONICET en el MACN.

Este dinosaurio patagónico fue descubierto en 2002 por Novas en el Bajo de Santa Rosa, Río Negro, durante una campaña conjunta con el Museo de Ciencias Naturales de la Municipalidad de Lamarque de la misma provincia. Actualmente los fósiles originales y la primera reproducción del Austroraptor pertenecen a la colección de este museo.

Marcelo Isasi, uno de los encargados del modelado y montaje del Austroraptor, explicó que “todo el trabajo necesario para que un dinosaurio esté montado en la exhibición de un museo empieza con su extracción en el campo”. En el 2008, después de seis años de trabajo, Novas y su grupo de colaboradores presentaron en el MACN a este carnívoro patagónico.

Desde el momento en que el equipo de paleontólogos y técnicos hallan los fósiles hasta que este se encuentra en exposición hay una serie de cuidadosos procedimientos que deben seguir los especialistas para preservar los fósiles. “Estuvimos veinticinco días para poder sacar los huesos del Austroraptor de la roca”, recordó Isasi.

“Exponer estos ejemplares en nuestros museos es parte del ciclo de transmitir a la sociedad los logros de un proyecto de investigación. Luego de diez años de trabajo, ahora está cerrado ese proceso”, agregó Novas.