06/12/2017 | CIENCIAS AGRARIAS
El CONICET presente en Ashka-Llama
Mediante la participación de investigadores especialistas en camélidos y de la instalación de un stand, el Consejo formó parte de la feria en la que productores de llamas del departamento jujeño de Santa Catalina expusieron sus mejores ejemplares.
La llama ganadora con su cucarda. Foto: CONICET Fotografía/ Verónica Tello.
La investigadora Bibiana Vila habló en el acto inaugural de Ashka-Llama. Foto: CONICET Fotografía/ Verónica Tello.
Desde el stand del CONICET se repartieron materiales a los visitantes de la feria. Foto: CONICET Fotografía/ Verónica Tello.
Bibiana Vila junto al productor ganador. Foto: CONICET Fotografía/ Verónica Tello.

Entre el 23 y el 25 de noviembre pasados tuvo lugar la feria anual Ashka-Llama (‘muchas llamas’ en quechua), la expo-feria de camélidos y productores de Santa Catalina, una localidad puneña de la provincia de Jujuy ubicada en el extremo norte de la Argentina.

Desde el año 2013, cuando se celebró por primera vez, Ashka-Llama tiene el objetivo  de revalorizar la producción ganadera camélida para la región así como compartir alternativas sustentables para el desarrollo de esta actividad, al tiempo que crea un espacio de intercambio entre los productores ganaderos y las instituciones participantes. En el mismo sentido, la feria apunta a reivindicar la cultura productiva ancestral de la región sin dejar de alentar la incorporación de nuevas técnicas de aprovechamiento.

El CONICET estuvo presente en el encuentro mediante la instalación de un stand, a través del cual se compartieron materiales a los visitantes de de la feria, y de la activa participación de investigadoras del grupo VICAM (Vicuñas, Camélidos y ambiente) quienes hace años trabajan en la Puna con el objetivo de contribuir a la conservación y a un mejor manejo de los camélidos.

VICAM, dirigido por Bibiana Vila, investigadora principal del CONICET en la Universidad Nacional de Lujan, agrupa a investigadores de diversas disciplinas particularmente interesados en la conservación de la biodiversidad andina y en la historia y actualidad de los pueblos originarios de la región. Entre las múltiples publicaciones realizadas por el grupo se destacan las referidas al manejo sustentable de vicuñas (un camélido silvestre) en la Puna jujeña.

La feria dio inicio con una chayada de agradecimiento a la Madre Tierra (pachamama) y culminó con la premiación de las mejores llamas en exposición. El CONICET aportó las cucardas que sirvieron para distinguir los mejores ejemplares. En el acto inaugural hablaron el comisionado de la Municipalidad de Santa Catalina, Diego Solís, el Secretario de Producción del mismo municipio y principal organizador de Ashka-Lama, Apolinar Morales, la Secretaria de Pueblos Indígenas de la provincia de Jujuy, Natalia Sarapura y Bibiana Vila.

Ashka-Llama coincidió con la celebración de la feria regional de Santa Catalina, evento con más de cien años de historia en el que productores agropecuarios de Argentina y Bolivia intercambian sus productos principalmente a través del trueque. Tradicionalmente los feriantes provenientes de Bolivia arribaban al pueblo jujeño utilizando llamas y burros como medio de transporte para sus productos, pero paulatinamente el uso de animales de carga fue siendo remplazado por camionetas y otros vehículos.

Askha-Llama fue declarada de interés nacional por el Senado y por la Cámara de diputados de la Nación, así como de interés cultural por el Ministerio de Cultura de la Nación.