13/05/2016 | CIENCIAS BIOLÓGICAS Y DE LA SALUD
Se realizó en Buenos Aires el Simposio Internacional: “Ganando la guerra contra el cáncer”
Con la presencia de un Premio Nobel y de científicos del CONICET, el evento se centró en investigaciones sobre nuevas terapias para combatir la enfermedad.
Gabriel Rabinovich fue uno de los organizadores del evento. Foto: CONICET Fotografía
Gabriel Rabinovich fue una de los encargados de inaugurar el simposio. Foto: CONICET Fotografía
Jack Szostak, Premio Nobel de Medicina en el 2009. Foto: CONICET Fotografía

En el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (FCEN, UBA) tuvo lugar en el día de ayer la primera de las dos jornadas del Simposio “Ganando la guerra contra el cáncer”. El evento fue organizado por la Red de Científicos Argentinos en el Noreste de Estados Unidos, la cual está vinculada al programa RAICES (Red de Argentinos Investigadores y Científicos en el Exterior) dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCyT) y contó con la participación de Jack W. Szostak, Premio Nobel de Medicina 2009, e investigadores argentinos, algunos de ellos residentes en los Estados Unidos. La temática de las disertaciones giró en torno a las investigaciones en el desarrollo de nuevas terapias para tratar el cáncer.

La apertura del evento estuvo a cargo del decano de la casa de estudios anfitriona, Juan Carlos Reboreda, investigador superior del CONICET en el Instituto de Ecología, Genética y Evolución de Buenos Aires (IEGEBA, CONICET-UBA). Reboreda resaltó que “la realización de un simposio como el presente en el ámbito de la universidad pública es la mejor forma de mostrarle a la sociedad la importancia de la educación pública y gratuita que se imparte en las universidades nacionales y de la actividad científica que se realiza en las mismas”. A continuación, expresó su deseo de que el simposio cumpliera con la propuesta de fomentar la integración interdisciplinaria entre investigadores básicos e investigadores clínicos así como entre científicos argentinos residentes en el país y en los Estados Unidos.

Tras la apertura, de la cual también participaron autoridades del MINCyT y de la UBA fue el turno de los discursos inaugurales a cargo de los co-organizadores del evento: Raúl Mostoslavsky, investigador en el Massachusetts General Hospital (MGH) del Harvard Medical School y Gabriel Rabinovich, investigador superior del CONICET en el Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICET-FIBYME) quien la semana pasada recibió la noticia de su incorporación a la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos.

Ambos destacaron la importancia de fomentar la ciencia básica para dar lugar a la posibilidad de nuevos tratamientos: “Ni la aspirina que toman hoy a la mañana si les duele la cabeza existiría hoy si no fuera por la investigación básica”, graficó Mostovslavsky.

El investigador hizo hincapié en su presentación en los avances logrados en el combate contra la enfermedad desde que en 1971 el entonces presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, declaró la ’guerra contra el cáncer’ y lanzó la National Cancer Act (Ley Nacional de Cáncer) la cual estableció, entre otras, cosas quince nuevos centros para la investigación del cáncer en aquel país. “En 1997, por primera vez en la historia de esta enfermedad, el número de pacientes que se morían de cáncer empezó a disminuir. Menos de cien años antes se lo había considerado incurable”, señaló.

Gabriel Rabinovich, por su parte, resaltó la necesidad de abordar el problema del cáncer desde múltiples disciplinas y enfoques: “intentamos que este simposio sea interdisciplinario, es muy difícil concebir a esta enfermedad como una sola y por lo tanto es muy complicado abordarla dese un solo lugar. Como la estrategias a futuro son estrategias de combinación, hemos querido juntar disertantes que van a hablar de diferentes aspectos: desde la genética, la epigenética, el metabolismo energético, la inmunoterapia, la inflamación y la vascularización. Creemos que la única forma de ganarle la guerra al cáncer es desde cada uno de esos puntos de vista”.

Luego, el investigador destacó la revolución que había hecho la inmunoterapia -área en la que personalmente trabaja- en los tratamientos del cáncer en los últimos años, algo que, según señaló, era inesperado hace sólo una década.

Respecto de la situación de la `guerra contra el cáncer’ Rabinovich subrayó las diferencias que existen entre los países periféricos y los centrales: “Le estamos ganando de a poco la guerra en los países industrializados, pero no justamente en los países en desarrollo. Esto tiene que ver con el círculo de la pobreza, cuando hay más pobreza hay menos educación, cuando hay menos educación hay menos acceso a la salud y entonces hay menos prevención de aquellos tumores que realmente se pueden prevenir”. En este sentido, instó a que los Estados hagan esfuerzos para ayudar la investigación en ciencia básica así como al sistema de salud.

El primero en hablar tras los discursos inaugurales fue Jack Szostak, quien en 2009 ganó el Premio Nobel de Medicina junto a Elizabeth Blackburn y Carol Greider. Su disertación se tituló “De los telomeros y la telomerasa a los orígenes de la vida”, a lo largo de la misma el investigador contó cómo su estudios sobre el cáncer y las forma de tratarlo lo llevaron a indagarse sobre los orígenes de la vida en la Tierra.

Luego realizaron sus exposiciones, Silvio Gutkind, profesor de la Universidad de California en San Diego y Eduardo Arzt, investigador superior del CONICET en el Instituto de Investigación en Biomedicina de Buenos Aires (IBioBA, CONICET- Instituto Partner de la Sociedad Max Planck). El primero, expuso sobre los mecanismos de traducción de señales implicados en el proceso del cáncer y la posibilidad de realizar terapias moleculares, mientras que Arzt se centró en sus investigaciones sobre tumores del sistema neuroendócrino. En la tercera y última sesión del día expusieron Mostoslavsky, Osvaldo Podhajcer, investigador superior del CONICET en Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA, CONICET- Instituto Leloir) y Mariana Maccioni, investigadora independiente del Consejo en el Centro de Investigaciones en Bioquímica Clínica e Inmunología (CIBICI, CONICET-UNC).

Mostoslavsky disertó sobre sus investigaciones en el uso de la proteína SIRT6 como supresor de tumores que controla el metabolismo del cáncer. Podhajcer contó los avances en sus investigaciones sobre el desarrollo de inmunoterapias basadas en virus oncolíticos y Maccioni habló sobre la utilización de receptores toll en terapias contra el cáncer. El simposio continuó durante el día de hoy, con las exposiciones, entre otros investigadores de Gabriel Rabinovich y Alberto Kornbllihtt, investigador superior del CONICET en el Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias (IFIBYNE, CONICET-UBA).