30/04/2015 | PROGRAMA VOCAR
En la Feria Internacional del Libro, la Luz fue protagonista
En la Feria se organizaron disertaciones y actividades que abarcaron fenomenología, óptica, y otras disciplinas que influyen en nuestra vida cotidiana.
Beatriz García durante la charla en la Feria del Libro. Foto: CONICET Fotografía.

La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó al 2015 como el Año Internacional de la Luz y de las Tecnologías basadas en la Luz para destacar su importancia en el desarrollo de las sociedades. Desde el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), a través de su Programa de Promoción de Vocaciones Científicas (VocAr) se hizo partícipe en la Feria del Libro a dos grupos de investigación que tienen a la luz como objeto de estudio.

Desde Tucumán, Jesús Obando Aguirre, Andrés Martín y Graciela Tonello, todos miembros del Instituto de Investigación en Luz, Ambiente y Visión (ILAV, CONICET-UNT), brindaron una charla sobre una curiosidad que hace no mucho tiempo fue furor en internet y noticia alrededor del mundo, “El fenómeno del vestido”. Se trataba de una fotografía que mostraba un vestido de dos colores y una leyenda que preguntaba ¿este vestido es blanco y dorado o azul y negro? Enseguida millones de personas debatían, divididos en dos bandos, sobre los “verdaderos” colores de la prenda.

Los investigadores del ILAV en su charla explicaron cómo se comporta el fenómeno de la percepción humana, generando distintos resultados en cada individuo. El público presente pudo expresar también su propia experiencia sobre los colores del vestido, pero también sobre otras imágenes que utilizaron para explicar cómo y por qué el ojo humano percibe lo que percibe.

También en el Espacio Explora del CONICET, el ILAV presentó, dos charlas llamadas “Luz y salud”, sobre el impacto de la luz en la salud física y mental del humano; y “La Luz en acción”, donde se describía cómo el diseño de iluminación afecta los estados de ánimo.

Por su parte la astrónoma e investigadora Beatriz García, del Instituto de Tecnologías en Detección y Astropartículas (ITeDA, CONICET-CNEA-UNSAM) desplegó sus conocimientos sobre la luz con experimentos prácticos en los que invitó a los presentes a sacar sus propias conclusiones. En primer lugar, García introdujo las razones por las que el 2015 fue nombrado como el Año Internacional de la Luz: “Entre otros hitos, se cumplen mil años de los primeros libros de óptica que se conocen en la historia, que fueron escritos por Alhazem, en los que explicó el funcionamiento del ojo humano”.

Después de explicar el significado físico del arcoíris y (la luz blanca dispersada en lo colores constituyentes), García graficó qué ve el ojo en materia lumínica, cómo el cerebro recibe la señal desde ojo, la interpreta y finalmente crea la imagen final. “El ojo, como todos los sentidos, es una prolongación del cerebro”, aseguró.

Luego, la investigadora mostró con los celulares de los asistentes cómo se puede detectar luz infrarroja, que habitualmente es invisible al ojo humano: solo se necesita el detector adecuado También se se mostró cómo funcionan las luces LED, y se realizaron experimentos con polarizadores y espectrógrafos y se invitó al público a observar diferentes tipos de luces para advertir diversos fenómenos lumínicos.