19/11/2014 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
El Dr. Salvarezza participó del debate en el Polo Industrial-Tecnológico para la Defensa I+T
El presidente de CONICET repasó los principales lineamientos del organismo e invitó a los presentes a promover más la interacción interinstitucional para sumar recursos.
El Dr. Salvarezza durante su disertación en el Ministerio de Defensa. Foto: CONICET Fotografía

En el marco del ciclo de debates para la elaboración del libro blanco de la Defensa, el presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Dr. Roberto Salvarezza, participó del panel de “Soberanía Tecnológica: Investigación y Desarrollo” de las jornadas en el Polo Industrial-Tecnológico para la Defensa I+T que se realizaron en el Edificio Libertador, sede del Ministerio de Defensa.

El Dr Salvarezza compartió el panel -moderado por el secretario de Ciencia, Tecnología y Producción para la Defensa, Lic. Santiago Rodríguez- con el Lic. Federico Agüero, presidente de, Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF), el Ing. Hugo Albani, gerente de la empresa INVAP (Investigación Aplicada), y la Dra. Ruth Ladenheim, secretaria de Planeamiento y Políticas del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Durante el encuentro, el Dr. Salvarezza disertó acerca de las principales líneas de trabajo del CONICET de los últimos años y las fortalezas conquistadas por el organismo, que tuvo un desarrollo sostenido a partir de las políticas públicas apoyadas en el crecimiento tecnológico y científico del país. “La propuesta que traigo aquí entonces es que interactuemos más y aprovechemos los recursos que tenemos”, destacó el presidente de CONICET.

Asimismo, desarrolló para los presentes una explicación sobre la estructura formal del organismo autárquico –composición del directorio, funciones, socios estratégicos de CONICET, cantidad de centros e institutos a lo largo del país, presupuesto-, destacando que en la última década, por ejemplo, en materia de recursos humanos se triplicó la cantidad de investigadores y se cuadruplicó el número de becarios del organismo.

También hizo un repaso por los Proyectos de Investigación Orientada (PIO), que surgieron recientemente orientados en la búsqueda de aportar soluciones científicas a necesidades concretas de la sociedad. Y destacó, entre otros aspectos, diversos acuerdos de cooperación internacional, de transferencia tecnológica y de vinculación. “En este momento tenemos más de quinientas patentes, y se está duplicando también el pedido de servicios de alto nivel (STAN) que el CONICET provee”, resaltó.

Por último, puso el acento en el nuevo modelo de “CONICET más empresas” que se está desarrollando, cuya primera muestra es Y-TEC, la empresa que el organismo emprendió recientemente con YPF.

Acerca del Libro Blanco

El Libro Blanco es un documento oficial a través del cual se presentan los lineamientos fundamentales de la política y del sistema de defensa del país. Su elaboración, y la actualización periódica de su contenido, contribuye al cumplimiento de dos propósitos elementales: por un lado, compromete a la conducción política democrática en un proceso de rendición de cuentas acerca de las características, los objetivos, los medios y las capacidades que posee el sistema de defensa nacional; posibilitando a la ciudadanía el acceso a información clave vinculada a cuánto, cómo y para qué se aplican los recursos públicos que se destinan al sector.

Por otro lado, en el plano internacional, la difusión de los lineamientos básicos de la política y la doctrina de defensa nacional implica transparentar el posicionamiento estratégico que adopta el país en el ámbito internacional y regional, evitando de ese modo el surgimiento de percepciones erróneas o distorsionadas que puedan afectar los vínculos de cooperación y confianza mutua entre las naciones, fomentando al mismo tiempo la convivencia pacífica y los principios democráticos de gobierno.

La República Argentina, siguiendo estas recomendaciones, ha publicado su Libro Blanco de la Defensa en el año 1999 y posteriormente en 2010, previendo la difusión de una nueva edición. Para ello, pondrá en marcha un ciclo abierto de debates que se desarrollará a lo largo del año y que incluirá la realización de jornadas de discusión en diversas localidades del interior del país, cuya finalidad será la de asegurar una amplia participación de la comunidad en el proceso de elaboración de su contenido.