20/05/2013 | COOPERACIÓN INTERNACIONAL
CONICET e INTA trabajan juntos por el mejoramiento del trigo
Ambos organismos, en representación de Argentina, participan de un consorcio internacional que agrupa instituciones de diferentes partes del mundo con el fin de fomentar y coordinar la investigación mundial de este cultivo
Iniciativa Internacional de Investigación para el Mejoramiento de Trigo (IRIWI, International Research Initiative for Wheat Improvement)

El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), junto al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), participaron del encuentro de miembros del consorcio Iniciativa Internacional de Investigación para el Mejoramiento de Trigo (IRIWI, por sus siglas en inglés de International Research Initiative for Wheat Improvement). El mismo se realizó en Paris y sirvió para elaborar un documento final con los objetivos generales y específicos, firmado por todas las instituciones participantes y que potencie las acciones de investigación y cooperación.

Por su parte, el CONICET firmó un memorándum de entendimiento (MOU, por sus siglas en inglés de Memorandum of Understanding) con el Instituto Nacional de Investigación Agrícola de Francia (INRA, por sus siglas en francés de Institut National de la Recherche Agronomique), institución que coordina la iniciativa. Así se formalizó la participación del Consejo, y se nombró a Roberto Salvarezza, presidente del CONICET, como representante del comité de coordinación.

El consorcio surgió en junio de 2011, en un encuentro del Grupo de los 20 (G-20), foro de cooperación internacional de países emergentes e industrializados, en el cual los Ministros de Agricultura de los países miembros pensaron una iniciativa para el mejoramiento del trigo a nivel global. Así nació el IRIWI, con el objetivo principal de coordinar y promover la investigación mundial de trigo para que, a través de los esfuerzos internacionales, se pueda lograr el progreso necesario para aumentar la producción de trigo, la calidad y la sostenibilidad, contribuyendo así a la seguridad alimentaria, en el marco las condiciones climáticas cambiantes.

Según el IRIWI, con más de 215 millones de hectáreas al año, el trigo es el cereal más cultivado en el mundo. Proporciona alrededor del 20% de las calorías globales para el consumo humano y con alrededor de 130 millones de toneladas, el comercio anual mundial de trigo es mayor que el de maíz y arroz combinado. Más del 60% del trigo se produce en los países emergentes y en desarrollo.

Estuvieron presentes en la reunión, como representantes del CONICET a nivel institucional, Faustino Siñeriz, director de CONICET Tucumán y Arturo Martínez, de Cooperación Internacional del Consejo.