16/11/2017 | PROGRAMA VOCAR
Final cristalina en Exactas
El Concurso de Crecimiento de Cristales premió a los finalistas y destacados.
Final del Concurso de Crecimiento de Cristales 2017. Foto: CONICET fotografía
Final del Concurso de Crecimiento de Cristales 2017. Foto: CONICET fotografía
Final del Concurso de Crecimiento de Cristales 2017. Foto: CONICET fotografía
Final del Concurso de Crecimiento de Cristales 2017. Foto: CONICET fotografía
Final del Concurso de Crecimiento de Cristales 2017. Foto: CONICET fotografía
Final del Concurso de Crecimiento de Cristales 2017. Foto: CONICET fotografía
Final del Concurso de Crecimiento de Cristales 2017. Foto: CONICET fotografía

El salón principal de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires volvió a llenarse de cristales el pasado martes 14 de noviembre. En esta nueva ocasión, para congregar a los estudiantes finalistas y destacados del Concurso de Crecimiento de Cristales para Colegios Secundarios, que ya cumplió su cuarta edición. El concurso es organizado por la Asociación Argentina de Cristalografía (AACr) y cuenta con el apoyo del Programa VocAr del CONICET.

Ciencia y arte se conjugan en un espacio que estimula la creatividad y los valores científicos como la constancia, la perseverancia, el trabajo en equipo, el compañerismo y la rigurosidad en el estudio. Los resultados son más que visibles pues adquieren las más diversas formas y colores: flores de loto cristalinas que flotan en el agua, monstruos verdes, una auténtica copa de cristal, una vid, un mate, hasta una joyería cúprica con diseños exclusivos de collares, aros y anillos, entre los más de 260 trabajos que se presentaron este año.

“Nosotros quisimos hacer un trabajo para destacar algún descubrimiento o avance científico”, explicaron los alumnos Emilia Gazali y Lucas Fernández, “Queremos también incentivar a la donación de órganos”. Estos estudiantes sanjuaninos eligieron conmemorar los 50 años del primer trasplante de corazón en humanos por lo que cristalizaron un corazón y la palabra “vida”.

La iniciativa del concurso nació para compartir con los alumnos “conocimientos sobre ciencia y el método científico”, explicó el investigador Diego Lamas, “mediante una experiencia concreta se pretende enseñar cómo es el proceso de construcción del conocimiento, desde el planteo de un proyecto hasta la presentación de los resultados”.

Este año, se llevaron a cabo 44 talleres de capacitación en los que participaron más de 2000 docentes de todo el país. Son ellos los encargados de replicar la experiencia con sus alumnos y de acompañarlos en el proceso que lleva varios meses.

El comité evaluador seleccionó a 13 grupos finalistas y otorgó una mención especial a otros 21 grupos (ver nómina de ganadores aquí). Además, destacó la excelencia de los trabajos y motivó a que todos se presenten en el concurso internacional de crecimiento de cristales, en el que Argentina se viene destacando todos los años.

El concurso se está consolidando año a año y cada vez son más los que se entusiasman con él. En palabras de una docente pionera en el concurso, María Elena Regoczi de la escuela Nº 17 “Primera Junta” de Caballito: “Cuando me jubilé, mis ex alumnos le plantearon a los nuevos profesores que en nuestra escuela se aprende química haciendo crecer cristales”.