16/06/2016 | Vinculación tecnológica
El CONICET afianza su lugar como referente en Biotecnología
Los representantes de la Dirección de Vinculación Tecnológica del CONICET que participaron de la convención más importante en la materia a nivel mundial comentan la experiencia.
Julio Bayona (Der.) y Ramiro Picasso (Izq.) en el stand institucional del CONICET en la BIO 2016 Foto: gentileza Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Los principales actores dedicados a la industria biotecnológica y farmacéutica se dieron cita en San Francisco, Estados Unidos, del 6 al 9 de junio, para mostrar las últimas innovaciones en la materia y sus aplicaciones a nivel mundial. Más de 15 mil biotecnologos, mil 800 expositores y 55 pabellones regionales e internacionales convergieron en la 23 edición de la Convención Internacional BIO, y el CONICET una vez más pudo mostrar a los líderes de instituciones gubernamentales y no gubernamentales, del sector académico y de empresas del rubro sus innovaciones y desarrollos tecnológicos.

El Consejo estuvo presente en el Pabellón Argentino, organizado por los ministerios de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y de Relaciones Exteriores y Culto y la Fundación ExportAr, junto a 21 empresas, tres start-up (Empresas de Base Tecnológica – EBT) y la Cámara Argentina de Biotecnología (CAB).

El Lic. Julio Bayona, Responsable del Área de Vinculación con el Sector Productivo, y el Lic. Ramiro Picasso, Coordinador General, ambos integrantes de la Dirección de Vinculación Tecnológica, representaron al Consejo en el stand institucional y participaron de diversas reuniones. En esta entrevista comentan los aspectos más sobresalientes del evento:

 

¿Con qué expectativas fueron a la BIO Convention?

RP: Como cada año nuestras expectativas es generar nuevos contactos del sector de biotecnología y renovar los vínculos ya establecidos. Este año en particular se agregaron a nuestro portafolio nuevos desarrollos que esperamos sean de interés del sector y tengan la motivación de acompañar a CONICET en el camino de llevar estas tecnologías al mercado.

 

¿Cómo notaron al Consejo y al país en materia de biotecnología respecto a otros países?

JB: El Consejo es en el Pabellón Argentino – espacio físico donde convergen las instituciones y empresas del país – un actor esperado y referente en ciencia y tecnología. Este año se incrementó el número de empresas argentinas que participaron de la feria y las que van desde hace muchos años han crecido y se han convertido en referentes del sector.

 

¿Qué tipo de consultas recibieron en el stand?

JB: Los temas fueron muy variados, desde conocer cuáles son las tecnologías que dispone el CONICET para transferir hasta explorar nuestras capacidades para realizar proyectos de investigación y desarrollo junto con empresas que desean desembarcar en el territorio argentino.

RP: También consultan sobre los servicios disponibles que pueden brindar los centros de investigación y plataformas tecnológicas al sector.

 

¿Notan que han cambiado las demandas privado del sector desde que el Consejo participa del Congreso?

RP: En los últimos años hubo una transformación y las grandes empresas están ávidas por identificar tecnologías en etapas más tempranas, y ven a los centros científicos- tecnológicos como socios indiscutibles. Las compañías están más permeables a un escenario en el que se beneficien ambas partes.

 

¿Qué balance les deja haber participado de esta experiencia?

JB: Siempre participar de estas convenciones y congresos es positivo y enriquecedor para el Consejo. En el caso de la BIO Convention, es un espacio participación e interacción con las empresas nacionales y la Cámara Argentina de Biotecnología, con quienes seguimos trabajando durante todo el año. También nos abre oportunidades frente a un conjunto de nuevas empresas internacionales que nos han conocido y con las que esperamos poder profundizar el vínculo.

Por Ingrid Lucero Parada.