INVESTIGADORES
MINARDI Adriana Elizabeth
artículos
Título:
Devociones de lo nacional en la obra de Ernesto Giménez Caballero: ensayo, genericidad e imagen
Autor/es:
MINARDI, ADRIANA E.
Revista:
ANUARIO BRASILENO DE ESTUDIOS HISPANICOS
Editorial:
Consejería de Educación (España)
Referencias:
Año: 2015 p. 99 - 99
ISSN:
0103-8893
Resumen:
El presente artículo se inscribe en un proyecto personal sobre la obra de Ernesto Giménez Caballero y en uno colectivo sobre las relaciones entre la literatura de este autor y la de Manuel Azaña, financiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, de Argentina, que también incorpora a Juan Benet. En dicho proyecto pretendemos dar cuenta de las posibilidades del ensayo en relación con el campo de lo político en el caso de la derecha en España, en particular en la obra de Ernesto Giménez Caballero. En este autor, el mito del Quijotismo permite la activación política en una época (1940-1975) en la que es necesario reforzar el programa ideológico a través de una contradicción que se transforma en opción de escritura en el ensayo de 1975, cuyas ideas troncales difieren totalmente de lo que defiende en un artículo publicado en "La Gaceta Literaria", donde el Quijote se analiza como antinacional y peligroso,heredero ilustrado de la Francia liberal frente a un héroe fuerte y nacional como el Cid. Con la publicación "El Quijote ante el mundo (y ante mi" califica la obra de Cervantes como la cima ejemplar de la Literatura española y universal y la compara con la Biblia. Observa elementos retóricos imperiales y católicos y representa al Quijote como un personaje inspirador para volver a lograr la victoria de 1939. Lo que pone en juego es el revivir de un imperio espiritual y un sentido de justicia poética y moral frente al proceso de Transición democrática. El modelo de lectura es el de Alemania, cuyos grabados son índice de ideología en la historiografía literaria construida en "El Quijote ante el mundo (y ante mí". De esta manera la instrumentalización política del personaje hace posible la fundación de la identidad nacional a partir de su esencia, lo que la reafirma como una filosofía, la del quijotismo, necesaria para la supervivencia de valores como la nación, la tradición y la religión católica.