INVESTIGADORES
KOCHEN Sara Silvia
artículos
Título:
Contribución de las imágenes de resonancia magnética por tensor de difusión al diagnóstico de displasias corticales focales
Autor/es:
JUAN P. PRINCICH, DAMIÁN CONSALVO, MARCELO KAUFFMAN, GUSTAVO SEIFER, ALEJANDRO BLENKMANN, SILVIA KOCHEN
Revista:
Rev Neurol
Editorial:
Viguera Editores
Referencias:
Lugar: Barcelona; Año: 2012 vol. 16 p. 453 - 453
ISSN:
2249-2097
Resumen:
Introducción. Las displasias corticales focales (DCF) son malformaciones corticales y, aunque evidencian características típicas en la resonancia magnética (RM) convencional, la determinación precisa de la zona epileptógena es controvertida. La evolución postoperatoria menos favorable con respecto a otras epilepsias sintomáticas se explicaría mediante la existencia de áreas epileptógenas no visibles en la RM convencional. Las imágenes por tensor de difusión (DTI) son sensibles a anomalías microestructurales sutiles, y la anisotropía fraccional, un indicador indirecto, demuestra áreas de reducción en la sustancia blanca subyacente a las DCF, excediendo las alteraciones detectadas con la RM convencional en casos aislados de trabajos previos. Objetivo. Analizar las características de la anisotropía fraccional en una serie de pacientes con DCF, para evaluar la contribución diagnóstica de la RM por DTI. Sujetos y métodos. Se escanearon 21 controles y 11 pacientes con DCF visible en la RM, con registro de variables clínicas e imaginológicas. Se realizó un análisis visual de los mapas de anisotropía fraccional en busca de asimetrías entre hemisferios, sesgado a los datos clínicos o de RM estructural. Resultados. Dos mujeres y nueve varones, de 30,0 ± 9,7 años de edad; tiempo de evolución de la epilepsia: 22,0 ± 9,3 años; frecuencia promedio de las crisis: 3/mes (rango: 0,16-8/mes). Todos evidenciaron asimetrías interhemisféricas, en 10 pacientes (90%) excediendo los límites estructurales de la DCF. Ninguno de los controles demostró asimetrías en la anisotropía fraccional. No se encontró relación significativa con las variables confrontadas. Conclusiones. Se necesita estudiar un mayor número de pacientes para valorar la utilidad de las DTI para definir la localización y extensión de la zona epileptógena en esta población.