INVESTIGADORES
GARCIA adolfo Martin
congresos y reuniones científicas
Título:
Neuroimagen estructural de la cognición social en la variante conductual de la demencia frontotemporal y en la afasia progresiva no fluente
Autor/es:
BLAS COUTO; FACUNDO MANES; PATRICIA MONTAÑÉS; DIANA MATALLANA; PABLO REYES; MARCELA VELASQUEZ; ADRIÁN YORI; SANDRA BAEZ; ADOLFO M. GARCÍA; AGUSTÍN IBÁÑEZ
Lugar:
Mar del Plata
Reunión:
Congreso; 50 Congreso de la Sociedad Neurológica Argentina; 2013
Institución organizadora:
Sociedad Neurológica Argentina
Resumen:
Las demencias frontotemporales (DFT) se caracterizan por la alta incidencia de trastornos de cognición social. Los déficits se relacionan con (a) procesos básicos de reconocimiento de rostros y emociones, y (b) cognición social de alto orden (p. ej., teoría de la mente, TdM). Existen reportes de trastornos de procesamiento emocional y cognición social en la variante conductual de la DFT (vcDFT), así como en otros tipos de demencia frontotemporal, como la afasia progresiva primaria. Sin embargo, no se han efectuado comparaciones neuroanatómicas entre distintas variantes de la DFT. Los resultados presentados en este póster demuestran que, en comparación con controles sanos, los pacientes con vcDFT y afasia progresiva no fluente (APNF) manifiestan trastornos conductuales selectivos en reconocimiento de rostros, reconocimiento de emociones y TdM. Según un análisis por morfometría basada en vóxel (MBV), los pacientes presentan un trastorno clásico de las cortezas órbitofrontal (COF), cingulada anterior (CCA), insular y temporal lateral. Al compararse el volumen de materia gris asociada a los déficits de cognición social (MBV) en diferentes regiones cerebrales, se revela un patrón diferencial de atrofia fronto-ínsulo-temporal en vcDFT y una participación de la región ínsulo-temporal en APNF. Si bien ambos grupos presentan trastornos de cognición social similares, los datos sugieren un déficit inherente de TdM en el primero y una mayor afectación de los procesos básicos de reconocimiento facial y emocional en el segundo. Estos resultados se interpretan en el marco del modelo reticular fronto-ínsulo-temporal del contexto social.