INVESTIGADORES
CABALERI nora Graciela
congresos y reuniones científicas
Título:
Depósitos de manantiales carbonáticos en la secuencia jurásica de Cañadón Carbón, Río Chubut Medio
Autor/es:
MONFERRÁN, M. D.; CABALERI, N. G.; ARMELLA, C.; GALLEGO, O. F.; ALONSO ZARZA, ANA M.; HUERTA, P.; SILVA NIETO, D. G.; KOESTE, E. ; ZAHADI RICETTI, J.H.
Lugar:
Paraná, Entre Ríos
Reunión:
Congreso; XVIII RAS y VIII CLS; 2021
Institución organizadora:
AAS
Resumen:
El objetivo de este trabajo es caracterizar e interpretar un montículo carbonático que se desarrolló en un contexto volcánico jurásico. Se sitúa entre las localidades de Las Plumas y Los Altares, cañadón Barone o del Rifle. Se analizaron las facies/microfacies de la sucesión, incluyendo algunos montículos de menor entidad y se menciona el primer registro corpóreo de un dictióptero (cucaracha, Blattodea) para el Jurásico de la Argentina, además de la presencia de restos vegetales aún indeterminados. La secuencia de aproximadamente 50 m de espesor, que incluye los montículos carbonáticos, se desarrolla sobre brechas volcánicas y está formada por la una alternancia de lutitas negras laminadas y areniscas finas con estructuras tractivas. En el tramo superior de la sucesión es considerable el aporte piroclástico y los niveles carbonosos y es en este tramo en el que se reconocen varios montículos carbonáticos. Describimos aquí uno de estos montículos, el más prominente y las facies asociadas. El montículo es un domo de 2.4 m de altura y 10 m de diámetro. En la parte central tiene un cilindro hueco de 0.85 cm de diámetro y de 1.20 m de longitud que llega hasta la base del domo. Este montículo se sitúa sobre un nivel de toba vítrea tabular de 5 m de espesor formada por ceniza muy fina, parcialmente transformada a microesparita y en la que se incluyen vitroclastos alineados, filamentos líticos y volcánicos y escasas trizas. El domo está formado por laminas finas de carbonato que dan formas convexas y microterrazas entorno al hueco central. El carbonato es micrita peloidal con cavidades rellenas por un mosaico de calcita inequigranular, dolomita y cuarzo microcristalino. Contiene algunos bioclastos, restos de tejido leñoso y briznas. El montículo está bordeado por un banco en forma de cuña de 1.1 m de espesor y 5 m de longitud formado por micrita brechoide y peloidal y contiene cuarzo microcristalino también peloidal, la porosidad está rellena por calcita y cuarzo microcristalino Se observan carofítas. Interpretación. La secuencia descrita se depositó en un cuerpo de agua en el que era frecuente la llegada de cenizas volcánicas, que con el enterramiento de transformarían en la toba vítrea. Este cuerpo de agua además de aporte superficial tuvo aporte de agua profundas a partir de conductos que podían aportar aguas de otra composición y quizás también más calientes. Alrededor de estos conductos (vents) representados por la cavidad central del domo, se dieron condiciones muy favorables para la formación de este edificio dómico. Las microterrazas indican el flujo desde el vent hacia las zonas más bajas del montículo. La micrita peloidal sugiere una importante actividad microbiana, en aguas alcalinas tal como indican la dolomita y la sílice. La porosidad y los restos de plantas vasculares sugieren la actividad de macrofitas. Las carofitas y la micrita peloidal adyacentes al domo indican que estos manantiales abastecían charcas someras.En resumen, la secuencia estudiada refleja no solo el contexto volcánico en el que se desarrollaron estos cuerpos de agua, sino también la importancia que en estos ambientes tiene el aporte de agua, posiblemente caliente, desde zonas más profundas. La complejidad geoquímica de estas aguas queda de manifiesto en la variedad mineralógica: calcita, dolomita, cuarzo y también en sus texturas, todo ello indicando un ambiente alcalino con una importante actividad macro y microbiológica. El domo en si mismo constituye un ejemplo casi único de depósito de manantial con un grado de conservación excepcional teniendo en cuenta su edad.