BECAS
JIMÉNEZ Yohana Gisell
congresos y reuniones científicas
Título:
Áreas de Alimentación de Aves Marinas Pelágicas Antárticas: Resultados del Periodo 2011-2014
Autor/es:
JUAN C. GONZÁLEZ; YOHANA G. JIMÉNEZ
Lugar:
Horco Molle
Reunión:
Jornada; XXXI Jornadas Científicas de la Asociación de Biología de Tucumán; 2014
Institución organizadora:
Asociación de Biología de Tucumán
Resumen:
El Instituto Antártico Argentino lleva a cabo un programa plurianual de monitoreo del ecosistema marino antártico con el fin de estudiar cambios en las comunidades de predadores tope. En Antártida, las aves marinas presentan una distribución sectorizada que depende de la localización de sus recursos tróficos. En el Océano Austral las principales fuentes de alimento son krill, peces y cefalópodos (Orgeira 2002). El elemento más importante de la trama trófica marina antártica es el krill (Euphasia superba) ya que todos los predadores tope dependen directa o indirectamente de este recurso. El objetivo de este estudio es determinar el área de alimentación de cuatro especies de aves marinas pelágicas consumidoras de krill: Petrel damero (Daption capense), Petrel plateado (Fulmarus glacialoides), Prion antártico (Pachyptila desolata) y Petrel de las tormentas (Oceanites oceanicus). La información proviene de observaciones obtenidas en cuatro temporadas de verano (2011 a 2014) en el buque oceanográfico Puerto Deseado en el siguiente cuadrante geográfico: LS 58°00 a 64°00 y LW 40°00 a 65°00. Se ha utilizado la metodología de conteos de diez minutos a bordo de buques propuesta por la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA). Para analizar los datos se utilizó MS Excel y el software de mapeo Surfer 9.8. Los resultados obtenidos muestran diferencias de preferencias de hábitat por parte de las especies, encontrándose mayor concentración de aves krilleras (abundancia total mayor a 20 individuos) alrededor de las Islas Orcadas del Sur. Ello sugiere un área de alimentación estable en el tiempo ubicada en el cuadrante LS 59°00 a 62°00 y LW 42°00 a 47°00 e indicaría una zona de alta productividad y clave para la integridad del ecosistema. Esta misma área se solapa parcialmente con un área con importante esfuerzo pesquero, por lo que resultarían valiosos más estudios que apoyen esta zona como sostén de la trama trófica y que puedan ser considerados al establecer estrategias de conservación.