INVESTIGADORES
SZPILBARG Natalia
congresos y reuniones científicas
Título:
Rol de la AQP3 y AQP9 en los procesos apoptóticos asociados a placentas preeclámpticas
Autor/es:
SZPILBARG NATALIA; RECA ALEJANDRA; DIETRICH VALERIA; DI PAOLA MAURICIO; CASTRO-PARODI MAURICIO; DAMIANO ALICIA ERMELINDA
Lugar:
Rosario
Reunión:
Congreso; Reunión Anual de la Sociedad Argentina de Fisiologia; 2012
Institución organizadora:
Sociedad Argentina de Fisiología
Resumen:
La preeclampsia (PE) es un síndrome exclusivo de la gestación humana de etiología desconocida. Se caracteriza por una invasión superficial del trofoblasto y una remodelación anormal de las arterias espiraladas uterinas que llevan a una perfusión intermitente de la placenta causando una lesión de tipo isquemia/reperfusión (hipoxia/reoxigenación [H/R]). Esto actuaría como un potente inductor de estrés oxidativo y estimularía la apoptosis del sinciciotrofoblasto conduciendo a alteraciones en sus funciones como el intercambio de nutrientes y material de desecho entre la madre y el feto. En estudios previos realizados en placentas preeclámpticas encontramos una disminución en la expresión de AQP3 y un aumento en la de AQP9 que se acompañó de cambios en la distribución subcelular en ambos casos. También informamos una reducción del flujo transcelular de agua. Hasta ahora el rol de estas acuaporinas (AQPs) en placenta humana no se conoce. En otros tejidos, se las relacionó con la pérdida de volumen celular (AVD) durante la apoptosis. Si bien la apoptosis es un proceso fisiológico que aumenta progresivamente con el avance de la gestación, hay un incremento exacerbado en PE cuyas causas aún son desconocidas, aunque se sugiere que fluctuaciones en la tensión de oxígeno desencadenarían estos eventos. Nuestra hipotesis es que la desregulación de AQPs en placentas preeclámpticas estaría relacionada con los procesos apoptóticos exacerbados por la injuria producida por la falta de oxigeno y la posterior reoxigenación. El objetivo de este trabajo es determinar si AQP3 y AQP9 intervienen en los eventos apoptóticos en placenta humana. Para ello cultivamos explantos de placentas a término en normoxia, hipoxia y H/R como un modelo in vitro de PE y evaluamos la expresión de estas AQPs por Western blot, inmunohistoquímica y RT-PCR, así como la incorporación de agua. Luego analizamos la presencia de núcleos apoptóticos, la expresión de Bax, la fragmentación del ADN y la actividad de caspasa-3 como marcadores de apoptosis antes y después de inhibir a las AQPs con HgCl2. Nuestros resultados muestran que, en H/R, el patrón de expresión de AQPs es el mismo que en placentas preeclámpticas y que la inhibición de las AQPs con HgCl2 disminuyó todos los parámetros de apoptosis estudiados. Por otro lado, observamos que luego de la inducción de la apoptosis la incorporación de agua disminuyó, lo que puede asociarse a la inactivación de las AQPs luego del AVD. Estos datos sugieren que las AQPs placentarias estarían implicadas en la apoptosis y en consecuencia, la desregulación de las AQPs en placentas preeclámpticas podría ser una de las causas de la apoptosis exacerbada que finalmente conduciría a las manifestaciones clínicas de este desorden hipertensivo gestacional. Establecer cuál de las AQPs está realmente involucrada en la apoptosis requerirá más estudios. Estos hallazgos podrían contribuir a generar nuevas y más efectivas terapias para lograr una gestación exitosa.