PERSONAL DE APOYO
COFRECES Pedro
artículos
Título:
Síndrome coronario agudo y autoeficacia para el afrontamiento del estrés en pacientes varones
Autor/es:
PEREYRA GIRARDI, C.I; OFMAN, S.D; CÓFRECES, P.; STEFANI, D.
Revista:
REVISTA CUBANA DE SALUD PúBLICA
Editorial:
Editorial de Ciencias Médicas
Referencias:
Lugar: La Habana; Año: 2015 vol. 31 p. 367 - 367
ISSN:
0864-3466
Resumen:
El abordaje de las enfermedades cardiovasculares y sus factores de riesgo -tales como hipertensión arterial- desde una perspectiva de género, está impulsado, entre otros motivos, por el hecho de que, tradicionalmente, estos trastornos fueron estudiados y comprendidos desde un enfoque androcéntrico. En función a esta problemática, el presente trabajo se propone analizar la invariancia de la categoría de género como determinante cultural del comportamiento en relación a la salud-enfermedad, a través de un estudio crítico-comparativo entre varones y mujeres hipertensos/as, en relación a su estilo de vida y teniendo en cuenta las diferencias halladas en los contratiempos cotidianos experimentados por ellos. Participaron 140 pacientes hipertensos esenciales, adultos, en tratamiento, reclutados de distintos centros de salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina). Se aplicó un Cuestionario sociodemográfico y clínico, el Inventario de contratiempos de la vida cotidiana y el Health-Promoting Lifestyle Profile II. Los resultados muestran que varones y mujeres se diferenciaron estadísticamente en varias situaciones de contratiempo cotidiano, puntuando ellas un mayor grado de malestar. Estos pacientes se diferenciaron también en las dimensiones del estilo de vida ?Responsabilidad con la salud? a favor de las mujeres, y ?Actividad física? a favor de los varones. Se mantienen así ciertos patrones tradicionales relacionados a las prescripciones sociales de género, basados en los respectivos estereotipos, de lo femenino asociado a la expresividad, ternura y alta emocionalidad, y de lo masculino relacionado con la racionalidad y competencia. Se pone de manifiesto la importancia de apuntalar a cada grupo en aquellas áreas y comportamientos en relación a la salud, que les son más difíciles de poner en práctica. Estos hallazgos, junto a otras investigaciones, pueden contribuir al planeamiento de estrategias de prevención e intervención diferenciales, según género.