INVESTIGADORES
DE ORO Laura Andrea
congresos y reuniones científicas
Título:
Degradación de la rugosidad de la superficie del suelo por lluvia de dos suelos loessicos
Autor/es:
DE ORO, LAURA A; BUSCHIAZZO, DANIEL E
Lugar:
El Calafate, Santa Cruz
Reunión:
Otro; "ENCUENTRO REGIONAL SUR - ENCUENTROS BINACIONALES DE INVESTIGADORES JÓVENES DEL BICENTENARIO".; 2010
Institución organizadora:
Universidad Nacional de La Patagonia Austral
Resumen:
Resumen La rugosidad de la superficie del suelo, uno de los factores que controla la erosión eólica, es afectada por las lluvias y las labranzas. Poco se conoce sobre la influencia de las lluvias y los sistemas de labranzas sobre la rugosidad de la superficie de suelos de diferentes texturas. El objetivo de este trabajo fue evaluar la dinámica de la rugosidad orientada (Kr) y natural del suelo (Crr) afectada por: a) tres herramientas de labranzas: arado de rastra (DT), sembradora lister (LB) y sembradora de grano fino (DH), b) dos tipos de suelos (un Haplustol Entico y un Ustipsammente Típico y c) dos cantidades de lluvia (7 y 28 mm). Las tasas de degradación de Kr y Crr medidas a campo fueron comparadas con las tasas de degradación calculadas utilizando las ecuaciones del modelo RWEQ (Revised Wind Erosion Equation). Los resultados indican que el valor inicial de Kr fue diferente entre herramientas de labranzas en ambos suelos (LB> DH>DT, p<0.05), mientras que los valores de Crr  fueron en su mayoría similares. La tasa de degradación de Kr (ORR) fue en general mayor en el Ustipsammente que en el Haplustol y en DT más que en DH y LB, en ambos suelos. La tasa de degradación de Crr (RRR) se vio afectada por el tipo de suelo (en su mayoría más alta en el Ustipsammente que en el Haplustol) pero no por las herramientas de labranzas. Incrementos en la cantidad de lluvia degradan más Kr y Crr en ambos suelos, pero Kr se degrada a diferentes tasas dependiendo de su valor inicial, cuando mayor fue el valor de Kr menor fue la degradación (LB<DH<DT). La degradación relativa de Kr (%) fue mayor en el Haplustol que en el Ustipsammente, principalmente para valores pequeños de Kr inicial. Las ecuaciones obtenidas con los datos de ambos suelos fueron Haplustol y= 41.33 x-0.71, R2= 0.86 (p<0.001) y para el Ustipsammente y= 46.24 x-0.27, R2= 0.58 (p<0.001). Las ecuaciones utilizadas por la RWEQ subestiman la degradación de la rugosidad del suelo para los suelos estudiados. Debido a esto se propuso relacionar la degradación de Kr con la cantidad de lluvia acumulada (en mm) utilizando como base el valor inicial de Kr. La rugosidad de la superficie del suelo, uno de los factores que controla la erosión eólica, es afectada por las lluvias y las labranzas. Poco se conoce sobre la influencia de las lluvias y los sistemas de labranzas sobre la rugosidad de la superficie de suelos de diferentes texturas. El objetivo de este trabajo fue evaluar la dinámica de la rugosidad orientada (Kr) y natural del suelo (Crr) afectada por: a) tres herramientas de labranzas: arado de rastra (DT), sembradora lister (LB) y sembradora de grano fino (DH), b) dos tipos de suelos (un Haplustol Entico y un Ustipsammente Típico y c) dos cantidades de lluvia (7 y 28 mm). Las tasas de degradación de Kr y Crr medidas a campo fueron comparadas con las tasas de degradación calculadas utilizando las ecuaciones del modelo RWEQ (Revised Wind Erosion Equation). Los resultados indican que el valor inicial de Kr fue diferente entre herramientas de labranzas en ambos suelos (LB> DH>DT, p<0.05), mientras que los valores de Crr  fueron en su mayoría similares. La tasa de degradación de Kr (ORR) fue en general mayor en el Ustipsammente que en el Haplustol y en DT más que en DH y LB, en ambos suelos. La tasa de degradación de Crr (RRR) se vio afectada por el tipo de suelo (en su mayoría más alta en el Ustipsammente que en el Haplustol) pero no por las herramientas de labranzas. Incrementos en la cantidad de lluvia degradan más Kr y Crr en ambos suelos, pero Kr se degrada a diferentes tasas dependiendo de su valor inicial, cuando mayor fue el valor de Kr menor fue la degradación (LB<DH<DT). La degradación relativa de Kr (%) fue mayor en el Haplustol que en el Ustipsammente, principalmente para valores pequeños de Kr inicial. Las ecuaciones obtenidas con los datos de ambos suelos fueron Haplustol y= 41.33 x-0.71, R2= 0.86 (p<0.001) y para el Ustipsammente y= 46.24 x-0.27, R2= 0.58 (p<0.001). Las ecuaciones utilizadas por la RWEQ subestiman la degradación de la rugosidad del suelo para los suelos estudiados. Debido a esto se propuso relacionar la degradación de Kr con la cantidad de lluvia acumulada (en mm) utilizando como base el valor inicial de Kr. La rugosidad de la superficie del suelo, uno de los factores que controla la erosión eólica, es afectada por las lluvias y las labranzas. Poco se conoce sobre la influencia de las lluvias y los sistemas de labranzas sobre la rugosidad de la superficie de suelos de diferentes texturas. El objetivo de este trabajo fue evaluar la dinámica de la rugosidad orientada (Kr) y natural del suelo (Crr) afectada por: a) tres herramientas de labranzas: arado de rastra (DT), sembradora lister (LB) y sembradora de grano fino (DH), b) dos tipos de suelos (un Haplustol Entico y un Ustipsammente Típico y c) dos cantidades de lluvia (7 y 28 mm). Las tasas de degradación de Kr y Crr medidas a campo fueron comparadas con las tasas de degradación calculadas utilizando las ecuaciones del modelo RWEQ (Revised Wind Erosion Equation). Los resultados indican que el valor inicial de Kr fue diferente entre herramientas de labranzas en ambos suelos (LB> DH>DT, p<0.05), mientras que los valores de Crr  fueron en su mayoría similares. La tasa de degradación de Kr (ORR) fue en general mayor en el Ustipsammente que en el Haplustol y en DT más que en DH y LB, en ambos suelos. La tasa de degradación de Crr (RRR) se vio afectada por el tipo de suelo (en su mayoría más alta en el Ustipsammente que en el Haplustol) pero no por las herramientas de labranzas. Incrementos en la cantidad de lluvia degradan más Kr y Crr en ambos suelos, pero Kr se degrada a diferentes tasas dependiendo de su valor inicial, cuando mayor fue el valor de Kr menor fue la degradación (LB<DH<DT). La degradación relativa de Kr (%) fue mayor en el Haplustol que en el Ustipsammente, principalmente para valores pequeños de Kr inicial. Las ecuaciones obtenidas con los datos de ambos suelos fueron Haplustol y= 41.33 x-0.71, R2= 0.86 (p<0.001) y para el Ustipsammente y= 46.24 x-0.27, R2= 0.58 (p<0.001). Las ecuaciones utilizadas por la RWEQ subestiman la degradación de la rugosidad del suelo para los suelos estudiados. Debido a esto se propuso relacionar la degradación de Kr con la cantidad de lluvia acumulada (en mm) utilizando como base el valor inicial de Kr. La rugosidad de la superficie del suelo, uno de los factores que controla la erosión eólica, es afectada por las lluvias y las labranzas. Poco se conoce sobre la influencia de las lluvias y los sistemas de labranzas sobre la rugosidad de la superficie de suelos de diferentes texturas. El objetivo de este trabajo fue evaluar la dinámica de la rugosidad orientada (Kr) y natural del suelo (Crr) afectada por: a) tres herramientas de labranzas: arado de rastra (DT), sembradora lister (LB) y sembradora de grano fino (DH), b) dos tipos de suelos (un Haplustol Entico y un Ustipsammente Típico y c) dos cantidades de lluvia (7 y 28 mm). Las tasas de degradación de Kr y Crr medidas a campo fueron comparadas con las tasas de degradación calculadas utilizando las ecuaciones del modelo RWEQ (Revised Wind Erosion Equation). Los resultados indican que el valor inicial de Kr fue diferente entre herramientas de labranzas en ambos suelos (LB> DH>DT, p<0.05), mientras que los valores de Crr  fueron en su mayoría similares. La tasa de degradación de Kr (ORR) fue en general mayor en el Ustipsammente que en el Haplustol y en DT más que en DH y LB, en ambos suelos. La tasa de degradación de Crr (RRR) se vio afectada por el tipo de suelo (en su mayoría más alta en el Ustipsammente que en el Haplustol) pero no por las herramientas de labranzas. Incrementos en la cantidad de lluvia degradan más Kr y Crr en ambos suelos, pero Kr se degrada a diferentes tasas dependiendo de su valor inicial, cuando mayor fue el valor de Kr menor fue la degradación (LB<DH<DT). La degradación relativa de Kr (%) fue mayor en el Haplustol que en el Ustipsammente, principalmente para valores pequeños de Kr inicial. Las ecuaciones obtenidas con los datos de ambos suelos fueron Haplustol y= 41.33 x-0.71, R2= 0.86 (p<0.001) y para el Ustipsammente y= 46.24 x-0.27, R2= 0.58 (p<0.001). Las ecuaciones utilizadas por la RWEQ subestiman la degradación de la rugosidad del suelo para los suelos estudiados. Debido a esto se propuso relacionar la degradación de Kr con la cantidad de lluvia acumulada (en mm) utilizando como base el valor inicial de Kr.