INVESTIGADORES
GUINDER Valeria Ana
capítulos de libros
Título:
El rol del fitoplancton en los procesos biogeoquímicos en estuarios
Autor/es:
POPOVICH C. A; GUINDER V. A.
Libro:
Procesos químicos en estuarios
Editorial:
EdUTecNe
Referencias:
Lugar: Bahía Blanca; Año: 2013; p. 172 - 196
Resumen:
Los océanos desempeñan un papel importante en el ciclo biogeoquímico mundial del carbono. No sólo representan el mayor sumidero de carbono a largo plazo, sino que también almacenan y redistribuyen aproximadamente el 93 % del CO2 del planeta (Nellemann et al., 2009). Además, de todo el carbono capturado anualmente en el mundo por procesos de fotosíntesis, más del 55% es fijado por microorganismos marinos (Falkowski et al., 2004; Arrigo, 2005; Bowler et al., 2009; Simon et al., 2009). En este ciclo dominan el fitoplancton como también las bacterias y arqueobacterias (Parsons y Takahashi, 1973; Burkill et al., 2002). Los estuarios son ecosistemas altamente productivos y son responsables de aproximadamente el 25% de la productividad oceánica (Rabouille et al., 2001). Estos sistemas son característicamente importantes debido a su estrecha relación con la pesca, la acuicultura y los asentamientos urbanos e industriales. Además,  son ecosistemas ricos en biodiversidad  ya que constituyen el sitio de reproducción de numerosas especies de importancia económica y ecológica (Mateus et al., 2008). Sin embargo, la vulnerabilidad y la utilización indiscriminada de estos ambientes afectan en gran medida su funcionamiento natural y por ende su rol como sumideros de carbono (Ver et al., 1999), sostén de distintas redes tróficas y amortiguadores (en inglés: filter zones) entre los ambientes terrestres y marinos (Telesh, 2004). El flujo de carbono a través de la interfase atmósfera-océano es una función de la solubilidad del CO2 en el agua. Además, la cantidad de CO2 disuelta en el agua de mar depende de las condiciones fisicoquímicas del agua (e.g. temperatura, salinidad y alcalinidad) y de los procesos biológicos, como la productividad primaria y la respiración (Falkowski y Oliver, 2007). El fitoplancton, a través del proceso de fotosíntesis, absorbe el CO2 de las aguas superficiales y lo incorpora como carbono orgánico (proteínas, polisacáridos, lípidos y metabolitos de bajo peso molecular). Aunque la mayor parte del carbono incorporado en la materia orgánica de estas células es devuelto a la atmósfera a través de la respiración, una pequeña -pero significativa- parte del carbono es "exportada" hacia el fondo. Este proceso es conocido como "bomba biológica" (Fig. 1), dado que, comparativamente, el CO2 es ?bombeado? desde la atmósfera hasta el fondo del océano (Eppley y Peterson, 1979; Falkowski y Oliver, 2007). Específicamente en las zonas costeras, el ciclo biogeoquímico del carbono está acoplado y estrechamente vinculado con los ciclos del nitrógeno y fósforo a través de los procesos de transferencia biológica (Ver et al., 1999). Así, los mecanismos que regulan la síntesis y pérdida de la materia orgánica tienen el potencial de afectar la magnitud de esta bomba biológica y consecuentemente, el flujo de CO2 de la atmósfera al océano (Sanders et al., 2005). Además, la productividad primaria del fitoplancton juega un rol ecológico esencial en los estuarios templados, dado que la biomasa producida es una fuente impulsora de la trofodinamia del ambiente y también de los procesos microbianos relacionados con la regeneración de los nutrientes (Falkowski y Oliver, 2007). Debido al rol del fitoplancton como productor primario en el ciclo del carbono, uno de los principales objetivos de la ecología ha sido identificar los factores que regulan la sucesión, la fenología y el crecimiento del fitoplancton en los ecosistemas acuáticos (Domingues et al., 2005). En los ambientes costeros someros, la productividad primaria está regulada por la estrecha interacción entre la costa, el mar, el fondo y la atmósfera, e incluye la intervención de  factores abióticos (e.g. flujo de nutrientes, disponibilidad de luz, mareas, descargas de ríos), bióticos (e.g. presión de pastoreo y competencia) (Glé et al., 2008) y factores climáticos y antrópicos  (Edwards y Richardson, 2004; Thackeray et al., 2008; Gebühr et al., 2009). Además, debido a los cambios que  se producen en la calidad del agua durante los procesos de producción, el fitoplancton es un importante agente de cambios biogeoquímicos (Cloern, 1996). 
rds']