PERSONAL DE APOYO
MATESEVACH BECERRA Ana Marisa
congresos y reuniones científicas
Título:
Análisis anatómico y morfológico del ginóforo de maní en presencia de Thecaphora frezii.
Autor/es:
FLAMARIQUE, S. S.; MATESEVACH BECERRA, ANA MARISA; ORTEGA L. I., PAREDES, J. A., RAGO, A. M., MERINO, M. C.
Lugar:
General Cabrera, Córdoba, Argentina
Reunión:
Jornada; XXXVII Jornadas nacionales del maní; 2022
Institución organizadora:
Inta
Resumen:
El carbón del maní es la principal enfermedad que afecta a este cultivo en Argentina. El agente causal es el hongo Thecaphora frezii, el cual sobrevive en el suelo en forma de teliosporas. El ciclo de infección inicia cuando el ginóforo del maní penetra en el suelo y los exudados del clavo estimulan la germinación de las teliósporas (Astiz Gassó y Marinelli, 2003). Las teliosporas forman un probasidio y el basidio da lugar a las basidiosporas, las cuales finalmente dan origen un micelio infectivo que ingresa en el ginóforo, produciendo infección y colonización localizada del tejido. Las células que forman las semillas son reemplazadas parcial o totalmente por una masa carbonosa constituida por las teliosporas del hongo, lo que se traduce en hipertrofia de los tejidos y malformaciones de los frutos. El objetivo del presente trabajo es observar las características anatómicas y morfológicas del ginóforo relacionadas a la defensa, principalmente lignina, suberina y taninos, en plantas susceptibles y tolerantes inoculadas con T.hechaphora frezii.Materiales y métodosSemillas de Arachis hypogaea L. de las variedades Granoleico (susceptible) y Ascasubi (altamente tolerante) fueron sembradas en macetas con composición de sustrato 1:1 tierra:arena, las que fueron mantenidas en condiciones controladas de invernadero. En el momento de la floración, las plantas de maní fueron inoculadas con teliosporas de T. frezii a razón de 0,5 g en 100ml de agua como fue descripto anteriormente (Paredes et al., 2016). Esta suspensión fueserá agregada a la superficie del suelo de cada maceta (conteniendo una planta por maceta), aportando una densidad de teliosporas superior a 10000 teliosporas/g de suelo, cantidad de inóculo suficiente para ocasionar la infección. Teniendo en cuenta que la germinación de las esporas del hongo y la consecuente infección localizada del clavo ocurre en las primeras etapas del desarrollo del ginóforo, muestras de ginóforo de 1 cm fueron tomadas a las 72 hs luego del ingreso del clavo al suelo, correspondiente al estadio fenológico R2. Las muestras fueron fijadas en FAA (formol, ácido acético, alcohol etílico), y luego mantenidas en etanol al 70%. Posteriormente, fueron incluidas en parafina y cortadas en micrótomo. Los preparados fueron observados al microscopio óptico empleando luz UV en algunos casos, o desparafinados, teñidos con Aazul de Ttoluidina (Sigma-Aldrich) al 0,05% por 30 segundos (Sakai, 1973)., y observados al microscopio óptico con luz visible en otros casos.Además, se realizaron cortes trasnversales? a mano alzada de clavos en fresco a mano alzada obtenidos en las mismas condiciones que las descriptas previamente. Estos cortes fueron posteriormente observados que se observaron al microscopio con luz UV. En todos los casos, se procesaron en forma paralela muestras controles de macetas que no fueron inoculadas, mantenidas en las mismas condiciones. Al finalizar el ciclo del cultivo se analizó en cada maceta inoculada con esporas del hongo, incidencia y severidad como control de la infección y del diferente comportamiento de las variedades frente a la misma.Resultados y discusión El análisis de incidencia (porcentaje de plantas infectadas, y porcentaje de vainas infectadas) y severidad al final del ciclo del cultivo mostró que Granoleico y Ascasubi presentan en invernadero un comportamiento similar al que fuera descripto en otros trabajos a campo (Cignetti et al., 2017) (Tabla). El 96,15% de las plantas de la variedad Granoleico presentaron al menos una vaina con signos de infección, mientras quesólo el 26,08% de la variedad Ascasubi estaban infectadas. Con respecto al porcentaje de vainas infectadas casi el 60% de vainas de Granoleico mostraron signos de infección, mientras que sólo un 5% de las vainas de la variedad Ascasubi estaban infectadas. Por otra parte, el número y porcentaje de vainas con diferentes grados de severidad siempre fue mayor en la variedad Granoleico comparado con Ascasubi, diferencia que fue más marcada en el grado de severidad IV. Empleando la coloración con azul de toluidina se analizó la morfología de los óvulos y del embrión en desarrollo, observándose, en este estadio, un desarrollo similar en las dos variedades inoculadas con T. frezii (Fig.1). Tanto en los cortes correspondientes a Granoleico como aquellos de la variedad Ascasubi se fue posible distinguiòr la presencia de suberina (de color celeste)en las paredes celulares del, que se tiñe de color celeste, en tegumento seminal como se indica en la figura 1. En losCuando los cortes histológicos fueron analizados con luz UV (Fig. 2A y B) se observó fue posible observar lignina en las paredes celulares asociadaa a los haces vasculares, y también la presencia de células productoras de taninos, no observándose diferencias entre ambas variedades. En los cortes realizados a mano alzada y analizados con luz UV se destaca la suberina presente en la epidermis en color rojo, los taninos de color amarillo-naranja presentes en la mayoría de los haces vasculares, y la lignina de color celeste como se muestra en la figura 2C.ConclusiónLos resultados obtenidos en este trabajo muestran que no se observaron diferencias morfológicas y anatómicas, con las técnicas empleadas, entre los ginóforos de las variedades Granoleico y Ascasubi a las 72 hs luego del ingreso al suelo inoculado con esporas de T. frezii. Estudios futuros incluyendo diferentes tiempos de contacto del clavo con las teliosporas serán de gran importancia para conocer similitudes y diferencias en la respuesta frente a T. frezii entre las dos variedades mencionadas.