INVESTIGADORES
SEREMETA Katia Pamela
congresos y reuniones científicas
Título:
Nanoformulaciones poliméricas de benznidazol
Autor/es:
SANDOVAL, MD; BEDOGNI, GR; OKULIK, NB; SALOMON, CJ; SEREMETA, KP
Lugar:
Presidencia Roque Sáenz Peña
Reunión:
Jornada; Jornadas Provinciales de Investigación 2023; 2023
Institución organizadora:
UNCAUS - IPAP Chaco - Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología
Resumen:
La enfermedad de Chagas, causada por el parásito protozoo Trypanosoma cruzi, afecta a más de un millón y medio de personas en Argentina, siendo un país endémico. La transmisión de la misma puede ser vectorial, a través de triatominos como Triatoma infestans conocido en nuestra región como vinchuca. Pero también se puede transmitir de madre a hijo (vía congénita) durante el embarazo o el parto, lo que ha permitido que la enfermedad se traslade a países no endémicos como Japón, España, Canadá, entre otros. Además, se puede transmitir por transfusiones de sangre/productos sanguíneos o trasplantes de órganos provenientes de personas infectadas, por el consumo de alimentos o bebidas contaminadas con el parásito, o por accidentes de laboratorio, aunque estas vías de transmisión son menos frecuentes. La enfermedad comprende dos etapas, una aguda donde la parasitemia es alta, aunque puede ser asintomática o manifestar síntomas leves o no específicos, como fiebre, dolor de cabeza y/o abdominal. Sin embargo, en algunos casos puede presentar síntomas característicos como el chagoma de inoculación que es una lesión en la piel donde se produjo la inoculación local por parte del vector, o el signo de Romaña que consiste en una inflamación conjuntival ocular con edema periorbitario unilateral, si el parásito ingresó por la conjuntiva. Esta etapa dura unos dos meses después de haber contraído la infección y es seguida por una etapa crónica con o sin manifestaciones clínicas como megaesófago, megacolon, problemas cardíacos (arritmias, miocardiopatías, insuficiencia cardiaca) o inclusive neurológicos. Hasta un 30% de los infectados presentan alteraciones cardíacas y hasta un 10% alteraciones digestivas, neurológicas o combinadas que pueden requerir tratamiento específico. En cuanto al tratamiento farmacológico hace casi medio siglo existen solamente dos fármacos para tratar esta enfermedad, nifurtimox y benznidazol. Ambos son muy poco solubles en agua lo cual puede limitar su disolución y absorción luego de la administración oral. Una de las estrategias más prometedoras para aumentar la eficiencia de disolución de los fármacos hidrofóbicos es la aplicación de la nanotecnología. La reducción del tamaño del fármaco a la escala nanométrica (1x10-9 m) aumenta el área superficial y por lo tanto la velocidad de disolución. Las nanoemulsiones constituyen una de las formulaciones más utilizadas para lograr este objetivo. Consisten en una fase orgánica que contiene el polímero encapsulante y el fármaco la cual se emulsiona con una fase acuosa que generalmente contiene un surfactante. Las nanoemulsiones formadas se recuperan posteriormente mediante un método de secado como spray-drying o liofilización. El objetivo de este trabajo fue obtener y caracterizar nanoemulsiones de benznidazol para mejorar su eficiencia de disolución respecto al fármaco puro sin tratar. Las nanoemulsiones se obtuvieron mediante homogenización (16.000 rpm) de una fase orgánica (acetato de etilo) conteniendo el polímero Eudragit® RS PO y el fármaco disuelto con una fase acuosa (agua destilada) conteniendo Kolliphor® P188 como surfactante. Las nanoemulsiones se recuperaron por filtración, congelación y liofilización. Finalmente se caracterizaron respecto a tamaño, índice de polidispersión y potencial Z mediante dispersión dinámica de la luz; carga de fármaco y eficiencia de encapsulación mediante espectrofotometría UV-visible; rendimiento mediante pesaje y eficiencia de disolución mediante el método de la membrana de diálisis en medio de pH símil gástrico a 37°C. Todos los ensayos se realizaron por triplicado. Los resultados evidenciaron tamaños de 145,0 nm (±0,49) con índice de polidispersión de 0,433 (±0,074) y potencial Z altamente positivo (+62,10 mV ± 1,50). La carga del fármaco fue del 16,40% (±0,59) y la eficiencia de encapsulación del 88,16% (±3,18). El rendimiento luego del proceso de liofilización fue del 83,59% (±5,38). La eficiencia de disolución fue 2,4-3,3 veces mayor que la del fármaco puro sin tratar. A los 15, 30 y 60 minutos la eficiencia de disolución de las nanoemulsiones fue de 8,86% (±0,85), 16,31% (±1,44) y 30,18% (±3,09) mientras que la del fármaco puro fue de 2,66% (±0,47), 5,50% (±0,97) y 12,34% (±2,18), respectivamente. Estos resultados evidenciaron que la técnica de nanoemulsión es eficaz para encapsular un fármaco altamente hidrofóbico, como benznidazol, con alto rendimiento, carga de fármaco y eficiencia de encapsulación. El potencial Z altamente positivo permitió que las nanoemulsiones sean estables en el tiempo. En este sentido, el tamaño de las mismas no se modificó durante 14 días de almacenamiento a temperatura ambiente (146,1 nm ±4,71). Además, la reducción del tamaño a la escala nanométrica permitió mejorar el perfil de disolución del fármaco encapsulado cumpliendo así el objetivo planteado. En conclusión, este trabajo permitió obtener un aumento significativo de la eficiencia de disolución de benznidazol, el principal fármaco utilizado en el tratamiento de la enfermedad de Chagas, mediante su formulación en nanoemulsiones.