INVESTIGADORES
MORGENFELD Leandro Ariel
congresos y reuniones científicas
Título:
El movimiento estudiantil y la resistencia contra la subordinación a Estados Unidos impulsada por Onganía: del rechazo al envío de tropas a Santo Domingo (1965) al repudio a la visita de Nelson Rockefeller (1969)
Autor/es:
MORGENFELD, LEANDRO ARIEL
Lugar:
Buenos Aires
Reunión:
Jornada; Jornadas Académicas ?A 50 años de la Noche de los Bastones Largos?; 2016
Institución organizadora:
Programa Historia y Memoria de la UBA
Resumen:
En el mes 1964, los Comandantes en Jefe de los Ejércitos de los países americanos participaron de la Quinta Conferencia de Jefes de Estado Mayor de los Ejércitos Americanos en la Academia Militar de West Point. Allí Onganía, haciendo eco de la nueva doctrina norteamericana de la ?seguridad nacional?, condicionó el rol apolítico de las Fuerzas Armadas y su defensa del gobierno constitucional a determinados ?límites?. En este sentido, se mostró promotor de la integración del ejército argentino en el esquema interamericano que el Pentágono proponía, asumiendo un nuevo rol para las Fuerzas Armadas, orientadas ahora al combate del enemigo interno. Intentó presionar al gobierno de Illia para enviar tropas a Santo Domingo (9165), tras la intervención estadounidense.Hubo una gran movilización estudiantil contra esa acción, que anticiparía la resistencia contra el golpe, unos meses después. La toma del poder por parte de Onganía, tras tres años de cortocircuitos entre Estados Unidos y el gobierno de Illia, generó las condiciones para un inédito acercamiento bilateral. El líder de los azules se adaptaba a los nuevos mandatos estadounidenses, que exigían a las fuerzas armadas combatir el supuesto peligro comunista. Luego del golpe del 28 de junio de 1966, el general Onganía buscó aproximarse a Estados Unidos. Si bien el derrocamiento de Illia fue recibido positivamente por amplios círculos en Washington, descontentos con la política económica y exterior del depuesto presidente, el reconocimiento diplomático al gobierno militar no fue automático, sino que se demoró 18 días, concretándose recién el 15 de julio, tras idas y vueltas. Un mes después del golpe, Álvaro Alsogaray partió hacia Washington para aplacar los recelos del Capitolio en relación al nuevo gobierno militar. En New York, en carácter de embajador especial, se entrevistó con los senadores Kennedy y Javits y también participó en un banquete en su honor organizado por la sociedad Panamericana de Estados Unidos y la Cámara de Comercio Argentino-Norteamericana. Allí buscó desestimar los miedos de empresarios y financistas, y las acusaciones contra el gobierno de Onganía por su antisemitismo. Sus declaraciones lograron nada menos que el elogio del ex embajador en Buenos Aires Spruille Braden, lo cual produjo el repudio de muchos dirigentes sindicales -hubo una declaración de censura por parte del propio comité central de la CGT, el 28 de julio- y nacionalistas argentinos, y el disgusto del propio Onganía, quien no quería perder el apoyo del sindicalismo. Al día siguiente, se produciría la intervención a las universidades, la Noche de los Bastones Largos.Tres años más tarde, el descontento estudiantil volvería a expresarse con la visita la misión presidencial estadounidense, encabezada por Nelson A. Rockefeller, quien arribó al país tan solo un mes después del Cordobazo, y provocó masivas acciones de protesta y repudio. En esta ponencia analizaremos el rol de las resistencias estudiantiles a las políticas de alineamiento con Estados Unidos que impulsó Onganía y qué alcances y límites tuvieron.