INVESTIGADORES
PARENTE Diego Carlos
artículos
Título:
La tecnicidad humana y animal en un marco naturalista. Problemas y perspectivas en el debate contemporáneo.
Autor/es:
PARENTE, DIEGO; CRELIER, ANDRÉS
Revista:
Revista de Filosofía UIS
Editorial:
Universidad Industrial Santander
Referencias:
Año: 2015 vol. 13 p. 27 - 27
ISSN:
1692-2484
Resumen:
Puede afirmarse que tanto los animales humanos como los no humanos son en parte autores de su entorno, entre otras cosas porque ambos fabrican y usan artefactos de diversa clase, desde nidos -las aves- hasta diques -los castores-, por mencionar sólo dos ejemplos fuera de la esfera humana. Hasta hace un tiempo se creía, sin embargo, que existía una diferencia antropológica representada por la capacidad para fabricar y utilizar una clase particular de artefacto: las herramientas, que agregaban una mediación más compleja y específicamente humana en las relaciones de medio-fin con el entorno. Como otros candidatos a diferenciarnos del resto de los animales, esta última propuesta basada en la conducta de tool-use ha caído en descrédito. Recordemos la célebre anécdota de Jane Goodall: una mañana fría del año 1960 observó a un chimpancé, David Greybeard, tomando briznas de hierba y arrancándolas para pescar termitas con ellas. Goodall pensó que se trataba del inicio de la fabricación de herramientas. Le escribió entonces a su mentor, el antropólogo Louis Leaky, y éste le respondió en un telegrama que ahora o bien había que definir de nuevo hombre, o bien aceptar que los chimpancés eran hombres. Este hecho, que ha sido corroborado más allá de las observaciones anecdóticas (cf. Boesch & Boesch 1990), reforzó el reconocimiento de que no existe una diferencia cualitativa fundamental entre el mundo técnico animal y el humano. Sin embargo, creemos que la pregunta acerca de lo propio de la tecnicidad humana sigue en pie y que es posible pensar que la tecnicidad humana se distingue de la animal. Justamente, nuestro objetivo en este trabajo consistirá en justificar esta última afirmación. Dado que existen muchas maneras de encarar esta tarea general, conviene delinear nuestro trayecto. Nuestro punto de partida será una opción teórica reciente que se opone en principio a la distinción entre tecnicidad humana y animal, pero que proporciona a su vez una interpretación naturalista y gradualista que, con las debidas aclaraciones, resulta adecuada. Tomaremos los rasgos salientes de esta concepción a partir de textos de Beth Preston (1998) y Tim Ingold (2000). Ambos muestran acertadamente el carácter holista, ecológico o contextualista de toda acción técnica, pero ponen en juego una perspectiva naturalista homogeneizante que no permite entender la diferencia específica propia de la tecnicidad animal humana. Para mostrar esto último, sostendremos que determinados fenómenos humanos se montan sobre una base natural o biológica pero aportan a la vez una novedad o especificidad en la dimensión técnica. Para ello, desarrollaremos la distinción introducida por Michael Tomasello (1999) entre affordance sensorio-motor y affordance intencional. En base a esto, esbozaremos finalmente diversos momentos de una concepción de la tecnicidad que dé cuenta de la especificidad humana en un marco naturalista.
rds']