IHUCSO LITORAL   26025
INSTITUTO DE HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES DEL LITORAL
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
Una justificación de la filosofía en el contexto actual
Autor/es:
FABIAN MIE
Lugar:
SAN JUAN
Reunión:
Congreso; XVIII CONGRESO NACIONAL DE FILOSOFÍA AFRA; 2017
Institución organizadora:
ASOCIACIÓN FILOSÓFICA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA
Resumen:
La filosofía, en particular, dentro de las áreas (distintas entre sí) de las ciencias humanas y las ciencias básicas, en general, parece estar sometida actualmente a una presión por parte del sistema científico en Argentina (y en otros países) que pone en riesgo algunas de las características más peculiares de esa disciplina o forma del saber. Hay algunos ?términos burocráticamente temerarios? (en adelante, TBT) de uso y difusión raramente cuestionada. En la jerga de moda, se sugiere reemplazar al investigador clásico, rígido y productor de papers, por otro con carácter de emprendedor y flexible, favorable al multitasking; se alienta a evaluar el conocimiento en términos de productividad cuantitativa e índices de impacto, y se insta a que nos reconvirtamos en managers de nuestros propios proyectos de investigación; se valora una investigación sólo si tiene aplicación y va en aparente beneficio de la sociedad?, esos son apenas algunos TBT. La reforma en la idea del saber, en general, y del conocimiento filosófico (institucionalizado), en particular, que viene de la mano de la valoración del conocimiento socialmente útil y productivo antecede, sin embargo, a esta jerga más reciente que ha cobrado fuerza institucional a través de los Planes Estratégicos y Maestros.Algunas justificaciones a las que otras ciencias básicas pueden apelar para seguir compitiendo por subsidios estatales y reconocimiento social en un mundo que valora cada vez más unilateralmente la innovación tecnológica y la aplicación del conocimiento en términos de la generación de un producto económicamente transable (Schwarz 2017), no están fácilmente al alcance de la filosofía.Creo que esta situación crítica para la supervivencia (institucional) de la filosofía o, para decirlo de manera menos dramática, para la continuidad de nuestras prácticas peculiares en la elaboración y comunicación de esta forma del saber, más allá de la actual coyuntura político-económica, no es del todo algo extraño a la misma tarea que la filosofía ha enfrentado históricamente, que es la de su auto-definición. En tal sentido, la cuestión podría plantearse actualmente en los siguientes términos ¿Para qué se necesita la filosofía hoy?, ¿qué clase de saber representa la filosofía para reclamar un lugar actual en la ciencia y competir por los lugares institucionalmente previstos para el fomento de ésta?
rds']