IBIOMAR - CENPAT   25620
INSTITUTO DE BIOLOGIA DE ORGANISMOS MARINOS
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
Crecimiento sexo-específico en el Cormorán Imperial (Phalacrocorax atriceps): ¿cuándo surge el dimorfismo?
Autor/es:
SVAGELJ, W. S.; QUINTANA, F.
Lugar:
Puerto Iguazú, Misiones
Reunión:
Congreso; VI Reunión Binacional de Ecología; 2016
Institución organizadora:
Asociación Argentina de Ecología
Resumen:
Los cormoranes (familia Phalacrocoracidae) son aves que exhiben dimorfismo sexual en tamaño siendo los machos más grandes y pesados que las hembras. Este dimorfismo ha sido ampliamente utilizado en muchas especies de la familia para determinar el sexo de los adultos mediante la aplicación de funciones discriminantes basadas en caracteres morfométricos externos. A pesar de ello, son muy escasos los estudios que han analizado en que momento surge el dimorfismo y la potencial utilidad de las funciones discriminantes aplicadas a pichones en crecimiento. El Cormorán Imperial (Phalacrocorax atriceps) es un ave marina que habita las costas del sur de Sudamérica, siendo los machos adultos más grandes y pesados (18%) que las hembras. En este trabajo, analizamos el crecimiento corporal sexo-específico de los pichones de Cormorán Imperial de Punta León (43º05´S, 64º30´O) durante la temporada reproductiva 2004. Nuestros objetivos fueron: 1) modelar el crecimiento corporal para evaluar en qué momento de la crianza surge el dimorfismo sexual en tamaño, y 2) derivar funciones discriminantes para poder determinar el sexo de los pichones en base a sus medidas morfométricas. Se analizó el crecimiento y evaluó el dimorfismo de cinco medidas (largo y alto del pico, largo de cabeza, largo del tarso y ala) y del peso corporal para 122 pichones, los cuales fueron medidos periódicamente durante su crecimiento. El sexo de los pichones fue determinado mediante técnicas basadas en ADN. El crecimiento fue analizado aplicando modelos no lineales mixtos (Richards), en tanto que se aplicaron análisis discriminantes para obtener funciones predictivas de clasificación de sexos. Los valores asintóticos de los machos resultaron mayores a los de las hembras para todas las variables. Para la gran mayoría de las variables, el dimorfismo comenzó a manifestarse entre los 15 y 20 días edad. Las mejores clasificaciones se obtuvieron incluyendo al alto del pico y largo del tarso (88% a 93% de clasificaciones correctas). Nuestros resultados muestran que el dimorfismo sexual surge tempranamente durante el periodo de crianza el cual es de más de dos meses, lo que sugiere que la composición de sexos de las nidadas podría ser un factor relevante afectando la competencia en el nido y por ende el crecimiento y la condición física de los pichones a la independencia. Asimismo, las funciones de clasificación obtenidas representarían una alternativa válida para determinar el sexo de los pichones in situ.
rds']