IMPAM   23988
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES EN MICROBIOLOGIA Y PARASITOLOGIA MEDICA
Unidad Ejecutora - UE
capítulos de libros
Título:
HIDATIDOSIS: GENOTIPOS DE ECHINOCOCCUS GRANULOSUS PRESENTES EN ARGENTINA Y EL MUNDO
Autor/es:
KAMENETZKY L.; CUCHER, M.
Libro:
Temas de Zoonosis VI
Editorial:
Asociación Argentina de Zoonosis
Referencias:
Año: 2014; p. 411 - 421
Resumen:
P { margin-bottom: 0.21cm; direction: ltr; color: rgb(0, 0, 0); }P.western { font-family: "Times New Roman",serif; font-size: 12pt; }P.cjk { font-family: "Droid Sans","Arial Unicode MS"; font-size: 12pt; }P.ctl { font-family: "Lohit Hindi","MS Mincho"; font-size: 12pt; }A.western:link { }A.ctl:link { } Echinococcus granulosus E. granulosus es una especie compuesta por numerosas cepas o genotipos. Las distintas cepas presentan características distintivas como la especificidad de hospedero intermediario por la cual cada cepa desarrolla quistes fértiles con mayor frecuencia en determinados animales o directamente no desarrolla quistes en determinadas especies, la infectividad en el modelo murino de hidatidosis secundaria, la longitud del período prepatente en el hospedero definitivo, la antigenicidad, y la infectividad en humanos. Algunas de estas últimas características son de relevancia epidemiológica debido a que en áreas donde se encuentra más de una especie de hospedero se debe conocer cuál o cuáles son las involucradas en el mantenimiento del ciclo y así poder evaluar las medidas de control y el riesgo de contagio para el hombre. Por otro lado, el conocimiento sobre la duración del período prepatente es de suma relevancia a la hora de desparasitar a los cánidos, dado que el tratamiento debe realizarse de acuerdo a la cepa presente en el hospedador definitivo. Con el advenimiento de las técnicas de análisis de ADN, se descubrió que existen polimorfismos en distintos genes de las distintas cepas de E. granulosus. De esta forma, se obtuvieron nuevas herramientas, que permitieron atribuir un genotipo a cada cepa de forma reproducible e independiente del estadio analizado. Existen numerosas metodologías para la tipificación de los distintos genotipos. La secuenciación de genes mitocondriales como CO1 y NADH continúa siendo una de las metodologías más robustas porque permite la identificación inequívoca de cada uno de los 10 genotipos descriptos hasta el momento (G1-G10). Respecto a caracterísiticas relevantes para el control de la enfermedad cabe destacar que las secuencias nucleotídicas y aminoacídicas de los antígenos AgB y EG95, usados en diagnóstico y en vacunas, respectivamente, son variables entre genotipos. A su vez, se han descripto diferencias de antigenicidad del antígeno EG95 entre los genotipos G1 y G6. Los análisis filogenéticos realizados en base a genes mitocondriales muestran que los distintos genotipos de E. granulosus no conforman un grupo monofilético. Teniendo en cuenta esta evidencia y el hecho de que se han descubierto nuevas especies de Echinococcus, recientemente se ha postulado una nueva clasificación del género. Según esta nueva clasificación el género Echinococcus consiste en 9 especies, 4 especies derivadas del complejo E. granulosus sensu lato (s.l.): E. granulosus sensu stricto (s.s.) (G1/G2/G3), E. equinus (G4), E. ortleppi (G5) y E. canadensis (G6/G7/G8/G9/G10) y 5 especies más: E. multilocularis (presente en roedores y zorros del hemisferio norte), E. shiquicus (especie aislada del zorro Tibetano), E. oligarthrus (presente en agutis y felinos del neotrópico), E. vogeli (presente en pacas y perros silvestres principalmente del neotrópico) y E. felidis (especie aislada del león Africano). Genotipos presentes en animales En Argentina y otros países del Cono Sur, la mayoría de los casos genotipificados pertenece a E. granulosus s. s. De los 3 genotipos que la componen el responsable de casi la totalidad de los casos es G1 (822/1355) siendo mayoritario en hospederos intermediarios naturales y definitivos y presentando una amplia distribución por todo el territorio. En el caso particular de la Argentina, E. granulosus s.l. está presente en todo el territorio. Se cuenta con reportes que indican la presencia del genotipo G1 en ovejas, cabras, vacas y cerdos; el genotipo G2 en ovejas y vacas; el genotipo G3 en ovejas; genotipo G5 en vacas; el genotipo G6 en cabras y vacas y el genotipo G7 en cerdos. Los distintos tipos de ganado analizados en nuestro país albergan al menos dos genotipos distintos de E. granulosus s.l. encontrándose el genotipo G1 presente en todos ellos. Los genotipos G1, G5, G6 y G7 también se encontraron en perros, confirmando así que el ciclo de vida doméstico se desarrolla completo en nuestro territorio. Se cuenta con reportes de genotipificación por secuenciación de muestras de ganado provenientes de Brasil, Chile, Perú y Uruguay. Respecto a los genotipos detectados en perros, sólo se cuenta con información de Brasil en donde el genotipo predominante fue G1. Genotipos presentes en el hombre La distribución de casos tipificados abarca a toda la Argentina, restando el análisis de sólo algunas provincias, probablemente debido a la dificultad de conseguir muestras parasitarias provenientes de humanos con la calidad requerida para análisis moleculares. Se han reportado casos de personas infectadas con los genotipos G1, G2, G5 y G6. Con los datos con los que se cuenta en la actualidad, se podría inferir que los cerdos, reservorio exclusivo del genotipo G7 en Argentina, no representan un riesgo sanitario para el hombre en cuanto a la transmisión de la hidatidosis debido a que hasta el momento no se han detectado casos humanos producidos por dicho genotipo. Sin embargo, para confirmar esta hipótesis habría que analizar muestras humanas provenientes de la región de Santa Fe, Córdoba, Chaco y Misiones, donde la faena de cerdos es frecuente y donde se han encontrado casos de cerdos con G7 (en particular en Santa Fe, 35 casos). Argentina y algunas regiones de Brasil y Uruguay poseen una intensa actividad ganadera vacuna. Como se mencionó en la sección anterior, el genotipo G5 circula exclusivamente en vacas de acuerdo a los datos existentes. Es por esto que resulta llamativo el bajo número de casos humanos infectados con genotipo G5. Esto podría deberse a que las condiciones sanitarias de cría y faena de ganado bovino no propicien que los humanos se infecten con dicho genotipo o que la infectividad de G5 en humanos sea menor que G1 y G6. Deberrían analizarse más muestras de bovinos y humanos de la misma región para determinar con certeza las diferencias de infectividad entre genotipos. En los países del Cono Sur, la mayoría de los casos humanos de hidatidosis son causados por los genotipos G1 (71,7%) y G6 (21,7%). Esta información es de particular importancia dado que de acuerdo a la nueva clasificación taxonómica los genotipos G1 y G6 pertenecerían a especies diferentes (E. granulosus s.s y E. canadensis, respectivamente). Se detectaron también casos humanos producidos por los genotipos G2, G3 y G5 pero su frecuencia es menor no llegando a más del 7% de los casos. Genomas Recientemente se han secuenciado los genomas de E. multilocularis, y de E granulosus s. s. G1. Nuestro grupo se encuentra secuenciando el genoma de E. canadensis G7. Esta información proveerá la secuencia completa de todos los genes codificantes de proteínas que son blancos de diagnóstico, terapia y vacunas de la hidatidosis hasta ahora identificados de manera parcial. Los estudios preliminares de genómica comparativa indican una alta identidad nucleotídica global entre todos los genomas. Se encuentra en proceso el análisis de polimorfismos puntuales sobre regiones regulatorias y codificantes entre los genomas que proveerá información valiosa sobre las diferencias de infectividad entre estas especies. REFERENCIAS McManus DP. Current status of the genetics and molecular taxonomy of Echinococcus species. Parasitology. 2013 Nov;140(13):1617-23. Kamenetzky L, Gutierrez AM, Canova SG, et al. Several strains of Echinococcus granulosus infect livestock and humans in Argentina. Infect Genet Evol. 2002 Dec;2(2):129-36. Tsai IJ, Zarowiecki M, Holroyd N, Garciarrubio A et al. The genomes of four tapeworm species reveal adaptations to parasitism. Nature. 2013 Apr;496(7443):57-63 Zheng H, Zhang W, Zhang L, et al. The genome of the hydatid tapeworm Echinococcus granulosus. Nat Genet. 2013 Oct;(10):1168-75
rds']