IDACOR   23984
INSTITUTO DE ANTROPOLOGIA DE CORDOBA
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
Masticar-Digerir-Deshidratar: Lógicas de la transformación en una ch'alla de arrieros
Autor/es:
PAZZARELLI, FRANCISCO; LEMA, VERÓNICA
Lugar:
Tilcara
Reunión:
Jornada; Primeras Jornadas sobre el Altiplano Sur. Miradas Disciplinares; 2015
Institución organizadora:
INstituto Interdisciplinario Tilcara - UBA
Resumen:
El hambre del ?paisaje? y los intentos por calmarlo con comidas y challas son referencias usuales al abordar las relaciones entre humanos y no-humanos en los Andes. Son usuales también en Huachichocana (Tumbaya, Jujuy), con sus quebradas recorridas por arrieros que conectaban valles y puna: llenas de lugares peligrosos, se challaban con coca, alcohol y cigarros, para augurar buenos viajes y pedir permisos. Inclusive hoy, esos mismos lugares se continúan challando. Una de esas ?ofrendas?, no obstante, parece escapar a las lógicas conocidas: diferentes lugares rocosos exhiben cientos de acusis (bolos de coca mascada) que fueron lanzados frescos y quedaron adheridos; localmente se conocen como challas de arrieros. Estos acusis abren aquí nuestras preguntas, pues, ¿cómo comprender este ?ofrecimiento? de bolos mascados cuando para el resto de las challas se aprecia la coca fresca y de hojas enteras? Para avanzar sobre ello, creemos indispensable atender a las transformaciones de la coca y, además, relacionarla con otra ?ofrenda? atípica: el guano.Las ofrendas de contenidos intestinales de animales domésticos fueron registradas en comunidades de Salta, vinculadas a Huachichocana mediante rutas de arrieros. Esa relación entre ?ofrendas? y arrieros, se desdobla en otras dos: los acusis y el guano tienen como destino final la deshidratación; y ambos son procesados por un cuerpo mediante masticación y digestión. Todas estas transformaciones son localmente indispensables, incluso en diferentes contextos pues permiten activar distintos tipos de potencias y fabricar conexiones entre seres: la deshidratación no sólo fija los acusis a las rocas, también activa la potencia fertilizadora del guano que permitirá criar plantas; mientras que la masticación y la digestión son claves en una lógica relacional que incorpora a un ?paisaje? que come y digiere. Así, sugerimos que acusis y guano comparten un universo relacional que exige un análisis integrado para comprender cómo ciertos productos transformados por los cuerpos se constituyen en ?ofrendas? de los arrieros a sus lugares de paso.
rds']