IDACOR   23984
INSTITUTO DE ANTROPOLOGIA DE CORDOBA
Unidad Ejecutora - UE
congresos y reuniones científicas
Título:
La marcha, la misa y las aguas danzantes
Autor/es:
ELIANA LACOMBE
Lugar:
Rosario
Reunión:
Congreso; XI Congreso Argentino de Antropología Social; 2014
Institución organizadora:
Universidad Nacional de Rosario
Resumen:
En el año 2013 la organización y realización de la Marcha del 24 de Marzo coincidió con la efervescencia social generada en nuestro país por la consagración del cardenal primado de Argentina, Jorge Mario Bergoglio, como Papa . Ese acontecimiento suscitó la inmediata reacción de algunos grupos e intelectuales de izquierda, quienes denunciaron públicamente la complicidad de Bergoglio con la dictadura militar . En este contexto, la Mesa de trabajo por los derechos humanos de Córdoba convocó a la Marcha con la consigna: ?Contra el Golpe cívico-militar y eclesiástico?. Aunque habitualmente durante la Marcha se condena la complicidad de la Iglesia católica con el golpe militar ?a través de pintadas en las paredes de iglesias y en el discurso principal- era la primera vez que se agregaba el adjetivo ?eclesiástico? a la convocatoria pública en afiches callejeros y mensajes en medios de comunicación de radio y televisión. Esta convocatoria particular me alentó a participar de la Marcha como ?observadora? , ya que desde el año 2010 desarrollo mi trabajo de tesis doctoral en relación a las memorias sobre el pasado reciente y las tensiones entre Iglesia y Dictadura. En este trabajo, a partir del registro etnográfico de La Marcha del 24 de marzo de 2013 en la ciudad de Córdoba, reflexiono sobre los diversos sentidos y memorias configurados en ese acto colectivo. Por una parte, analizo el acontecimiento como una pérformance, en el sentido propuesto por Víctor Turner, es decir: ?una secuencia compleja de actos simbólicos? (2002: 107). Una acción colectiva más o menos organizada que se produce para transmitir ?un? mensaje en acto. Un mensaje portado en cuerpos que caminan juntos, que exhiben banderas, corean consignas y cánticos de protesta o reivindicación, que pintan paredes y leen discursos. Cuerpos que se acercan y separan, identifican y diferencian? Múltiples mensajes que involucran diversos soportes. Actores/públicos que desarrollan distintas acciones significativas en un tiempo y a lo largo de un espacio más o menos determinado de la ciudad. La Marcha como acción performática se desarrolla en un escenario conformado por determinadas calles de la ciudad comprendidas en ?el recorrido?. Pero también escenificada en función de un ?guión? que marca un comienzo, un desarrollo y un final; es decir, una estructura dramática conocida y más o menos respetada por sus actores. La Marcha del 24 es un acontecimiento escénico en el que se intersecan diversas representaciones sobre el pasado, se concretan luchas por ?la Memoria? y se inscriben, demarcan y viven temporalidades y espacialidades particulares . Un universo complejo al que intento aproximarme desde una perspectiva etnográfica como un acontecimiento ?vivido? que me propongo describir y analizar -haciendo un esfuerzo de extrañamiento- para comprender algunas de sus dimensiones materiales, semióticas y políticas.
rds']