INVESTIGADORES
CHOLICH Luciana Andrea
congresos y reuniones científicas
Título:
Cambios en la mucosa intestinal de cobayos intoxicados con Ipomoea carnea, observados al microscopio electrónico de barrido
Autor/es:
CHOLICH, L; PISTÁN M; GIMENO, E.J.; RIOS E; GARCÍA ENRIQUE N; TEIBLER, P.G.; ACOSTA DE PEREZ, .O.C.
Lugar:
Corrientes
Reunión:
Jornada; XXI Jornadas Nacionales y XVI Latinoamericana de Fármaco - Toxicología Veterinaria; 2012
Institución organizadora:
Facultad de Veterinaria -UNNE
Resumen:
La intoxicación por Ipomoea carnea en los animales produce pérdida de peso sin pérdida del apetito, acompañados de síntomas nerviosos principalmente. En la planta se identificaron los alcaloides swainsonina (SW) y calisteginas, quienes inhiben a las enzimas α-manosidasa, α y β-galactosidasa y β-glucosidasa lisosomal, esto ocasiona trastornos en el metabolismo celular. La SW inhibe la sucrasa que es una α-glucosidasa, la cual es sintetizada en el interior de los enterocitos maduros y está encargada de la digestión y absorción de carbohidratos. El objetivo del presente trabajo es aplicar técnicas de microscopia electrónica de barrido (MEB) para visualizar la morfoestructura del aparato digestivo del cobayo intoxicado con hojas de Ipomoea. Los animales fueron alimentados con hojas secas de Ipomoea (n = 4). El primer grupo fue sacrificado a los 40 días y el segundo a los 60 días, cada uno con sus respectivos controles. Emaciación progresiva, pelo hirsuto, indiferencia y apatía, fueron observados principalmente en el segundo grupo. En los animales controles (n = 4) se observó la morfología típica de las vellosidades de cada porción del intestino delgado, que en general, eran digitiformes y erectas. Además se observó invaginaciones entre las vellosidades correspondientes a las glándulas intestinales. A mayor magnificación, se observó la superficie de estas vellosidades, compuesta por una especie de mosaico de piezas convexas, que correspondían a los ápices de las células del epitelio cilíndrico; la aspereza observada en esa superficie correspondían a las microvellosidades. A los 40 días de intoxicación, no se observaron cambios significativos en las distintas porciones con respecto a los animales controles. Sin embargo, a los 60 días de intoxicación, las muestras de duodeno, yeyuno e íleon presentaron una serie de alteraciones consistentes en desorganización de las vellosidades conjuntamente con disminución del diámetro, no se pudo visualizar las criptas de las glándulas. Además, la superficie epitelial se tornó bastante lisa, impidiendo, en algunos sectores delimitar las células. En el intestino grueso, principalmente en colon, de animales controles se observó a baja magnificación una superficie más o menos lisa, en la cual las aperturas de las criptas de Lieberkühn aparecieron como pequeños agujeros, con los bordes contraídos. A medida que progresó el tiempo de intoxicación, esos agujeros se tornaron más amplios; estando muy agrandados y redondeados a los 60 días de intoxicación. Estas alteraciones son similares a lo que ocurre en tejidos fijados tardíamente, entre 60 a 120 min pos morten. La deshidratación es una de las principales causas de este fenómeno, ellos demostraron ésto a través de la pérdida de rigidez y adelgazamiento de las vellosidades del intestino delgado junto con las aperturas de las criptas de Lieberkühn del colón. En nuestro trabajo, todos los tejidos fueron fijados inmediatamente luego del sacrificio de los animales. Las alteraciones observadas podrían corresponderse a una posible deshidratación conjuntamente con inhibición enzimática por parte de los principios tóxicos. Sumado a lo anterior, en trabajos previos, demostramos vacuolización hepática y pancreática junto con modificación enzimática, por lo que el proceso de digestión estaría afectado. Nosotros concluimos que los procesos de digestión y absorción intestinal están alterados y de esta manera sería la planta, a través de sus principios tóxicos, que inducen a la pérdida de peso y crecimiento de los animales intoxicados.
rds']