IDIHCS   22126
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES EN HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES
Unidad Ejecutora - UE
libros
Título:
Proyecto neodesarrollista en Argentina ¿Modelo nacional-popular o nueva etapa en el desarrollo capitalista?
Autor/es:
FÉLIZ, MARIANO; LÓPEZ, EMILIANO
Editorial:
Editorial El Colectivo / Herramienta Ediciones
Referencias:
Año: 2012 p. 128
ISSN:
9789871505289
Resumen:
<!-- /* Font Definitions */ @font-face {font-family:Calibri; panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 0 0 0 1 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:""; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:10.0pt; margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:EN-US;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:72.0pt 90.0pt 72.0pt 90.0pt; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} --> La tumultuosa salida de la Convertibilidad hace poco más de 10 años atrás significó para la Argentina un salto adelante, un nuevo comienzo. La lucha de los trabajadores y trabajadoras había logrado poner fin al proyecto neoliberal, abriendo un espacio de incertidumbre y creatividad. Se ponía a prueba la capacidad del pueblo organizado de avanzar en la construcción de una alternativa que permitiera comenzar a caminar el camino de la transición anti-capitalista. A su turno, los sectores dominantes forzaron la marcha, buscando apuntalar un proceso de reconstrucción de las bases del capitalismo bajo nuevos ropajes. El duhaldismo se convirtió en el instrumento del poder para recuperar el orden a favor de las grandes corporaciones que habían ganado el poder real a través del neoliberalismo. Una combinación de políticas de ajuste y redistribución regresiva del ingreso, junto a la represión selectiva pero abierta de las organizaciones populares, permitieron al gran capital recuperar su capacidad de expansión. Luego de la masacre de Avellaneda, el duhaldismo se vio forzado a ceder su lugar en la conducción del Estado, pero ya había realizado el “trabajo sucio”. Una relativamente ignota fracción del Partido Justicialista – el kirchnerismo – vendría a tomar la posta para terminar de encaminar el proceso de acumulación en un sendero exitoso bajo la conducción estratégica de las fracciones hegemónicas dentro del nuevo bloque dominante: el gran capital transnacionalizado. La tarea requería recuperar un poder estatal que pudiera encarar dos tareas simultáneas. Por un lado, el nuevo Estado posneoliberal debía ponerse al servicio de la valorización y acumulación de capital, apuntalando una programa económico que superara al neoliberalismo y revalorizara la autonomía relativa del Estado como instrumento orientador del desarrollo económico capitalista. Esto se realizaría sin cuestionar la hegemonía del capital transnacional, pero buscando garantizar un adecuado equilibrio entre las diferentes fracciones dentro del nuevo bloque en el poder. En paralelo, por otro lado, el kirchnerismo debía concluir la reconstrucción de una cierta legitimidad de las instituciones del capitalismo en la periferia aprovechando que el ajuste ya había sido hecho y que la coyuntura regional e internacional era favorable a una nueva etapa de expansión capitalista. Para ello debía registrar adecuadamente las demandas populares surgidas en la lucha contra el neoliberalismo, construyendo un proyecto hegemónico que canalizara parcialmente esas expectativas, contuviera productivamente – para el capital – las contradicciones que estas planteaban y desarticulara las demandas más radicalizadas y anti-sistémicas. La resultante fue la conformación progresiva de un nuevo proyecto hegemónico: lo que hemos dado en llamar neodesarrollismo. La nueva etapa abierta tras la crisis del neoliberalismo – no sólo en Argentina sino a escala global – creó mejores condiciones para que el pueblo pueda disputar y ganar mejoras en las condiciones materiales de vida. Sin embargo, también las clases dominantes consiguieron recuperar su capacidad de orientación estratégica del proceso de producción y reproducción de la sociedad. A 10 años del inicio de la crisis neoliberal en Argentina, el proyecto de las grandes corporaciones ha triunfado en construir un país a su imagen y semejanza: un país dominado por los grandes capitales transnacionales, inserto en la economía mundial como productor de alimentos y materias primas, donde el saqueo de las riquezas naturales, la privatización de la vida, la superexplotación laboral y la exclusión de millones se ha cristalizado como proyecto hegemónico bajo una impronta discursiva “nacional y popular”. Este libro pretende ser un aporte a comprender la naturaleza del proceso que estamos atravesando. A lo largo de las páginas que siguen buscaremos analizar los fundamentos del proyecto neodesarrollista, sus orígenes en el neoliberalismo, sus rasgos esenciales y las contradicciones que lo atraviesan. Señalaremos, al mismo tiempo, el papel de la lucha y organización popular en la historia de esta nueva construcción hegemónica. En ese trayecto, marcaremos a su vez aquellos destellos del proyecto contra-hegemónico que desde la ruta y el barrio, desde las fábricas y las oficinas, desde las escuelas y universidades, el pueblo trabajador va edificando sin prisa pero sin pausa, en el camino de construir poder popular para la emancipación definitiva.
rds']