IDIHCS   22126
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES EN HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES
Unidad Ejecutora - UE
artículos
Título:
El dogma bajo sospecha en el Libro del Buen Amor
Autor/es:
CHICOTE, GLORIA
Revista:
Actas y Comunicaciones del Instituto de Historia Antigua y Medieval
Editorial:
UBA
Referencias:
Lugar: Buenos Aires; Año: 2010 vol. 6 p. 71 - 71
ISSN:
1669-7286
Resumen:
El Libro de buen amor aparece en la primera mitad del siglo XIV en una línea de continuidad con el movimiento cultural que se desarrolló en la Romania a partir del siglo XII, marcado esencialmente por la gran transformación que determinó la síntesis de las tradiciones del pensamiento cristiano y un mejor conocimiento de los paradigmas procedentes de la cultura pagana. En la historia de las literaturas vernáculas europeas, el siglo XII ha sido señalado como el punto de decidido avance de las prácticas escrituriales sobre la cultura tradicional oral y la paulatina apropiación del campo del saber, hasta ese momento restringido en forma absoluta al latín. En el caso específico de España, sin embargo, debemos esperar hasta el siglo XIII para asistir a ese proceso, documentado en la práctica poética que lleva el nombre de Mester de clerecía y que está asociado a un nuevo estamento letrado, el de los escolares o clérigos. Mientras que los monjes y la formación monástica habían sido hasta entonces el centro del sistema cultural, a partir de ese momento van perdiendo paulatinamente su hegemonía y el arquetipo intelectual pasa a estar representado por los clérigos que se mueven en una nueva sociedad urbana, con economía de cambio y circulación de pobladores, curiosos de toda disciplina, ansiosos por lucirlas, con manifiesta intención de aprender y de comunicar lo aprendido. En el momento de componer sus textos, los clérigos deben integrar su formación dogmática cristiana con dos modelos discursivos claramente diferenciados que intentan confluir en la nueva práctica. Por una parte está a su alcance la literatura latina que contaba con una tradición milenaria y que ofrecía tanto productos acabados del período clásico como también un conjunto lírico, narrativo y dramático que había florecido en Francia del siglo XII. Por otra parte eran poseedores de una tradición épica oral que se difundía en lengua vernácula en toda Europa y era compartida por una masa poblacional heterogénea que iba desde los grandes feudales y el clero, hasta los estamentos más bajos de la sociedad. Esta presentación propone indagar en el Libro de buen amor, sin lugar a dudas el exponente más multifacético del período, ese intento de síntesis en la que bajo el arco protector de los preceptos bíblicos afloran conflictivamente los debates filosóficos, religiosos y culturales de la España del siglo XIV.